La cadena Wal-Mart ocultó una vasta campaña de sobornos realizada por los directivos de su subsidiaria en México para instalar negocios en todo el país, de acuerdo con un informe publicado el sábado en el diario New York Times.

Según el matutino, Wal-Mart no advirtió a las autoridades cuando sus propios investigadores descubrieron pruebas de que se habían pagado sobornos por valor de millones de dólares. La compañía cerró la investigación interna a pesar de que su principal investigador informó que se habían violado leyes mexicanas y estadounidenses.

Los sobornos fueron denunciados a los directivos de Wal-Mart en 2005, cuando un ex ejecutivo de su subsidiaria extranjera más grande, Wal-Mart de México, dio a conocer en amplio detalle la campaña que se había orquestado para lograr la dominación del mercado.

El directivo mexicano, que antes había sido el abogado a cargo de gestionar permisos de construcción, dijo en correos electrónicos y conversaciones que Wal-Mart de México pagó sobornos para obtener los permisos necesarios en su precipitación para inaugurar tiendas en todas partes, informó el Times.

Wal-Mart de México creció con tal rapidez que actualmente una de cada cinco tiendas Wal-Mart está en el país latinoamericano. Es el mayor empleador privado de México, con 209.000 trabajadores.

El diario dijo que en diciembre de 2011, después de enterarse de su investigación, Wal-Mart informó al Departamento de Justicia que había iniciado una investigación interna sobre posibles violaciones de la Ley sobre Prácticas Corruptas en el Extranjero, que prohibe a las compañías estadounidenses y sus subsidiarias sobornar a funcionarios extranjeros.

Wal-Mart, con sede en Bentonville, Arkansas, dijo el sábado que toma muy en serio el cumplimiento de esa ley. También destacó que muchas de las "presuntas actividades" señaladas en el artículo del Times sucedieron hace más de seis años.

"Si estas denuncias son veraces, no reflejan lo que somos ni lo que representamos", dijo el vocero David Tovar. "Estamos profundamente preocupados por estas denuncias y estamos tomando medidas enérgicas para determinar qué sucedió".

Wal-Mart dijo que su investigación más reciente está abierta y en manos de abogados y contadores externos que son especialistas en la Ley sobre Prácticas Corruptas en el Extranjero. La compañía añadió que ha ajustado sus normas y extendido la capacitación en México para garantizar la observancia de la ley.

El Times dijo que su investigación sacó a la luz una lucha prolongada en los niveles más altos de Wal-Mart, en la cual se enfrentó el compromiso de la empresa de adherir a los patrones morales y éticos más elevados con su esfuerzo incesante por seguir creciendo.

Wal-Mart había enviado investigadores a la Ciudad de México, donde descubrieron rápidamente, dijo el Times, las pruebas de cientos de pagos sospechosos por un total superior a los 24 millones de dólares.

Pero, prosiguió el Times, los directivos de Wal-Mart guardaron silencio sobre la campaña y se empeñaron más en controlar los daños que en sacar la corrupción a la luz. El entonces director general H. Lee Scott Jr. aparentemente reprendió a los investigadores internos en una reunión por su exceso de celo. Poco después, dijo el diario, se entregó la investigación al principal representante legal de Wal-Mart de México, el mismo que presuntamente autorizó el pago de sobornos y que se apresuró a exculpar a los demás directivos.