George Zimmerman va a salir de la cárcel bajo fianza, y ahora sus abogados defensores tienen que preocuparse por mantener a salvo al vigilante de su barrio acusado de matar a balazos al joven Trayvon Martin.

Abogados defensores de otros clientes célebres que estuvieron libres bajo fianza mientras se desarrollaba su juicio proporcionaron consejos sobre cómo proteger al hombre cuyo asesinato del adolescente de raza negra de 17 años que se encontraba desarmado ha detonado protestas a nivel nacional: sáquenlo de Florida, eviten que transite en público y nunca lo dejen solo.

"Claramente se pone en peligro a menos que tome precauciones", dijo el abogado de Nueva York Barry Slotnick, quien representó al pistolero del tren subterráneo Bernhard Goetz en la década de 1980.

Media decena de reporteros, fotógrafos y camarógrafos comenzaron a congregarse afuera de la Cárcel del Condado de Seminole en Sanford a primera hora del sábado, un día después de que un juez de Florida aceptó dejar en libertad a Zimmerman garantizando una fianza de 150.000 dólares.

El abogado de Zimmerman, Mark O'Mara, dijo que pasarían algunos días antes de que su cliente sea liberado. La familia del acusado necesita tiempo para presentar la garantía de la fianza, se tiene que colocar a Zimmerman un dispositivo electrónico de monitoreo y O'Mara indicó que tenía que encontrar un lugar seguro para él.

Durante su audiencia, pareció que Zimmerman tenía un chaleco antibalas bajo su traje, y su esposa y padres declararon por teléfono en lugar de presentarse en la corte porque dijeron que han sido amenazados y temen por su seguridad. Su esposa, Shellie Zimmerman, testificó que había recibido correo insultante y amenazador.

El juez de circuito Kenneth Lester indicó el viernes que a Zimmerman se le permitiría salir de Florida si se logran acuerdos con agentes del orden para que sea monitoreado fuera del estado.

"El primer reto va ser sacarlo primero de Sanford", dijo el abogado José Báez, cuyo cliente anterior Casey Anthony padeció una vigilancia similar cuando fue liberada de una prisión de Orlando el verano pasado después de haber sido exonerada de haber matado a su hija de dos años. "Todos saben de dónde será libertado. Ese es el primer problema", señaló.