Un manifestante murió durante enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, informaron el sábado grupos de oposición en Bahréin, en lo que amenazaba con intensificar la insurrección en este país del Golfo Pérsico que está bajo la mirada del mundo como anfitrión del Gran Premio de la Fórmula Uno.

Las autoridades abrieron una investigación en un intento de desactivar las tensiones.

Al menos han muerto 50 personas en la turbulencia que inició en febrero de 2011, con las batallas callejeras de más larga duración en la llamada Primavera Arabe. La mayoría chiíta de Bahréin busca romper el control casi total del poder por parte de la dinastía sunita que gobierna, la cual tiene lazos cercanos con Occidente.

Las protestas persistentes han ocasionado problemas a los gobernantes del país para concentrar la atención en el preámbulo de la carrera de la F1 del domingo, quizás el principal acontecimiento internacional que organiza Bahréin.

La carrera fue cancelada el año pasado por temores sobre la seguridad, y los líderes de la nación árabe cabildearon fuertemente para realizar la competencia este año en un esfuerzo por reflejar estabilidad y componer la imagen internacional del país.

Un comunicado del Ministerio del Interior de Bahréin señaló que se estaba realizando una investigación sobre la muerte del manifestante, pero no proporcionó de inmediato otros detalles. La muerte, sin embargo, probablemente intensificará una ola de protestas que coincidirán con el Gran Premio.

El cadáver fue encontrado en un área del oeste de Manama, capital de la nación, donde estallaron enfrentamientos el viernes después de una protesta masiva.

Facciones de oposición dijeron que la policía antimotines y manifestantes se involucraron en escaramuzas alrededor de la aldea de Shakhura, ubicada aproximadamente ocho kilómetros (cinco millas) al oeste de Manama y conocida por sus montículos mortuorios de más de 5.000 años de antigüedad.

El área se encuentra a 20 km (12 millas) del circuito del Gran Premio, el cual está rodeado por desierto y bajo estrictas medidas de seguridad.

Las redes sociales por internet han instado a realizar más protestas como parte del esfuerzo de la oposición para aprovechar la atención mundial hacia la carrera con el objetivo de que se atiendan sus exigencias de una mayor participación política.