Dos atentados con explosivos mataron a cuatro personas en el noroeste de Bagdad, dos días después de una serie de ataques que cobraron 30 vidas en la capital y otras ciudades del país, dijeron funcionarios el sábado.

Agentes de la policía reportaron que la primera bomba explotó dentro de un microbús en el barrio chiíta de Ishkuk. Segundos después, un artefacto explosivo colocado junto a un camino estalló a unos metros de distancia, alcanzando a otro vehículo civil.

Un médico en el cercano hospital al-Nour dijo que murieron cuatro personas, incluida una mujer, y otras 13 resultaron heridas en los dos ataques.

Los funcionarios pidieron no ser identificados por nombre ya que no tienen permitido hablar con la prensa.

La violencia ha menguado a nivel nacional en los últimos años, pero los combatientes rebeldes siguen lanzando ataques mortales en todo el país.