Las autoridades dominicanas repatriaron al británico Michael Brown, quien había permanecido prófugo de la justicia del Reino Unido desde 2008, condenado por un fraude equivalente a unos 58 millones de dólares.

Brown, quien también usaba el nombre de Darren Nally, fue custodiado la noche del viernes por agentes de la Interpol en un vuelo a Madrid, donde sería entregado a agentes británicos.

República Dominicana y el Reino Unido carecen de tratado de extradición y de vuelos directos entre Santo Domingo y Londres.

Brown, de 45 años, fue arrestado en enero en el complejo turístico de Punta Cana, a unos 200 kilómetros al este de Santo Domingo, acusado de cometer un fraude contra inversionistas locales.

De forma original, un tribunal dominicano ordenó un año de prisión preventiva contra Brown mientras la fiscalía continuaba la investigación sobre el fraude en Punta Cana.

Las víctimas dominicanas desistieron de su querella para que el británico pudiese ser repatriado al Reino Unido a fin de que cumpla su condena, informó el sábado la policía dominicana en un comunicado.

Brown había residido con la identidad falsa de Darren Nally en la lujosa zona de Punta Cana desde 2008, cuando huyó del Reino Unido para evadir el juicio en su contra por el fraude de más de 58 millones de dólares, entre cuyas víctimas se encuentra Martin Edwards, ex presidente del equipo Manchester United.

En el momento de su fuga, Brown se encontraba libre bajo fianza, pero fue condenado en ausencia a siete años de prisión.

Durante el juicio en su contra en el Reino Unido se reveló que Brown había donado 2,5 millones de libras esterlinas (4 millones de dólares) provenientes del fraude al partido Liberal Demócrata.