El presidente uruguayo José Mujica dijo que acordó con su colega brasileña Dilma Rousseff adecuar las normativas para que en un plazo menor a un año el comercio bilateral sea completamente libre.

La libre circulación de bienes y servicios apunta a fortalecer a la unión aduanera imperfecta del Mercosur, que además de Uruguay y Brasil también integran Argentina y Paraguay.

"Planteamos adecuarlo al Mercosur para que la circulación sea algo cotidiano como estaba propuesto cuando se firmó el Tratado de Asunción" que dio origen al bloque en 1991, dijo Mujica el jueves por la noche a su regreso de Brasilia. Agregó que "se estudiará renglón a renglón y se revisarán los aranceles del bloque".

El Mercosur se rige por un arancel externo común para el comercio extra regional pero que ha sido perforado repetidas veces cuando se producen situaciones internas inconvenientes para los mercados de sus miembros.

Mujica sostuvo que "la actitud política de Brasil será de puertas abiertas a los productos uruguayos", convocando a las empresas nacionales a incrementar su presencia en ese mercado.

Brasil es el principal socio comercial de Uruguay con un intercambio mutuo que ronda los 3.000 millones de dólares al año.

En la reunión de Brasilia también se acordó la colaboración energética y de la industria naval.