Un hombre de Nueva Jersey pagó el viernes 1,2 millones de dólares por una rara tarjeta de béisbol de 1909, que muestra al pelotero Honus Wagner, en una subasta por internet que atrajo el interés de muchos compradores potenciales, dijo el organizador del remate.

Incluso personas que nunca antes habían tenido una tarjeta de béisbol se interesaron por la subasta, cuyo ganador no ha decidido si se dará a conocer su nombre públicamente, señaló Bill Goodwin, comerciante de artículos de colección del suburbio de San Luis, que operó la subasta concluida el viernes.

El vendedor, un empresario de Houston, quiere permanecer en el anonimato, agregó Goodwin. La oferta del comprador fue la más alta de 14 realizadas desde que comenzó la subasta el mes pasado.

"Estamos emocionados con el resultado", dijo Goodwin. "Ha habido mucha atención de los medios de comunicación alrededor de la tarjeta, y el precio final demostró que valía la pena custodiar esta tarjeta".

Wagner fue un miembro de la primera generación de peloteros entronizados en el Salón de la Fama del Béisbol. El campocorto, apodado "El holandés volador", pasó la mayor parte de sus 21 años de carrera (1897 a 1917) con los Piratas de Pittsburgh, donde ganó ocho títulos de bateo y bateó para promedio de .327 en su carrera.

La tarjeta de 2,5 por 1,5 pulgadas (63,5 por 38,1 centímetros) fue distribuida en cajetillas de cigarrillos vendidos por American Tobacco Co. de 1909 a 1911. Lo que hace que la tarjeta sea especial, además de la fama de Wagner, es el hecho de que fue sacada de circulación después de que se emitieron sólo unas 200.

Algunos historiadores coinciden en que Wagner no quería alentar el tabaquismo, especialmente en los niños. Goodwin dijo que el motivo del retiro anticipado pudo haber sido simplemente que Wagner quería ser compensado por su imagen, ya que fue fotografiado mascando tabaco y realizó anuncios para empresas de cigarrillos.

Historiadores creen que sólo se conservan cerca de 60 tarjetas Wagner, aunque muchas están en malas condiciones.