El estadio San Siro de Milán podría tener un terreno artificial antes del comienzo de la próxima temporada.

El diario Gazzetta dello Sport reportó que en junio comenzarán las obras para instalar una superficie híbrida que contiene capas sintéticas y naturales, y el primer partido con el nuevo césped sería en agosto por el Trofeo Berlusconi.

El Milan y el Inter, los equipos que comparten el estadio, no han hecho un anuncio oficial al respecto, aunque el vicepresidente del Milan, Adriano Galliani, ya respaldó la decisión, especialmente después que el Barcelona se quejó por las pésimas condiciones del terreno tras un partido por la Liga de Campeones.

El césped del San Siro está en malas condiciones desde que se instaló un techo parcial para el Mundial de 1990 que reduce la entrada de la luz solar.