El Parlamento Europeo condenó el viernes la expropiación que efectuara Argentina de la división YPF de la empresa petrolera española Repsol y exigió que la Unión Europea solicite sanciones para Buenos Aires en la Organización Mundial del Comercio.

El Parlamento también instó a la UE a buscar la "posible suspensión parcial de las preferencias arancelarias unilaterales" como una forma de castigar a cualquier país que pretenda nacionalizar los activos de una empresa europea.

Argentina dijo que toma la medida — mediante la cual se asegura el control del 51% de YPF, y deja a Repsol con una participación del 6% — porque Repsol no ha invertido lo suficiente en la industria petrolera del país.

En Argentina, el apoyo a la expropiación de la antigua empresa estatal YPF es tan profundo que incluso el ex presidente Carlos Menem. Menem, que ahora es senador, dijo que votará a favor de la renacionalización la próxima semana, aunque sabe que muchos lo van a criticar. Durante su mandato como presidente entre 1989 y 1999, Menem vendió muchas empresas estatales en una ola de privatizaciones. Pero señaló que Repsol sacó del país todas sus ganancias y no invirtió nada en Argentina.

Repsol y España han criticado la renacionalización argentina de YPF, a la que han calificado como un "pillaje" flagrante y un ataque contra sus intereses. El director ejecutivo de la compañía, Antonio Brufau, dijo a la prensa el miércoles que YPF vale 18.300 millones de dólares, y que él valoraba la participación de Repsol en 10.500 millones de dólares.

El ministro argentino de Planificación, Julio de Vido, por su parte, tuvo una reunión el viernes con funcionarios brasileños para discutir la medida, y dijo a periodistas que a su país le gustaría que Brasil incrementara su cuota en el mercado argentino del 8 al 15%. También dijo que los activos del gigante petrolero estatal brasileño Petrobras no serán expropiados.

El ministro de Energía brasileño, Edison Lobao, dijo que Petrobras invirtió 500 millones de dólares en Argentina el año pasado, y planea invertir una cantidad igual este año porque "es un buen negocio" para la compañía petrolera.

El Parlamento Europeo calificó la renacionalización como "un ataque contra el ejercicio de la libre empresa y el principio de seguridad jurídica" que afectó el clima de inversión en Argentina.

La resolución, respaldada por los principales partidos en la legislatura con sede en Estrasburgo, también pide a la Comisión Europea abordar el tema en la OMC y el G20 y explorar medidas para proteger mejor los intereses de la UE en el futuro.

El grupo de las 20 potencias industrializadas celebra una cumbre en junio en México que podría poner cara a cara por primera vez a la presidenta argentina Cristina Fernández y al jefe de gobierno español Mariano Rajoy.

España es el principal inversionista extranjero en Argentina, por encima de Estados Unidos. La inversión española directa en Argentina sumó 23.000 millones de dólares en el 2010.