La historia está llena de asesinos inspirados por el arte: Charles Manson creía que la letra de "Helter Skelter" de los Beatles era una profecía que dio lugar a una matanza. El asesino de John Lennon, Mark David Chapman, estaba obsesionado con el libro "Catcher in the Rye" (El cazador oculto).

En el caso de Anders Behring Breivik, igual que con el atacante en la secundaria de Columbine Eric Harris, la inspiración vino de los videojuegos.

Breivik reveló a una corte en Oslo el jueves que el popular videojuego militar "Call of Duty: Modern Warfare" y el juego de rol en internet "World of Warcraft" ayudaron a prepararlo para su ataque con explosivos y armas de fuego que dejó 77 personas muertas el verano pasado en Oslo y en un campamento para jóvenes organizado por el Partido Laborista en la isla de Utoya.

No es la primera vez que los videojuegos reciben esta clase de críticas: Harris era un hábil jugador de "Doom". Activision Blizzard Inc., fabricante de "Call of Duty" y "World of Warcraft", dos de los videojuegos más populares del mundo, no hizo declaraciones de inmediato sobre las afirmaciones de Bleivik acerca sus entrenamientos para los asesinatos.

Las empresas de videojuegos sostienen desde hace años que sus creaciones son formas de entretenimiento que no difieren de las películas o la televisión. Y los admiradores de todos esos medios han llevado sus obsesiones a otro nivel al imitar lo que han aprendido de pesadillas en la vida real.

A continuación, cinco ejemplos de atrocidades cometidas en los últimos 40 años inspiradas en la fantasía.

— "Call of Duty: Modern Warfare". Breivik declaró el jueves que se preparó para sus ataques con este popular juego de uso de armas en primera persona creado por el sello Infinity Ward de Activision Inc. Dijo que usó el simulador de guerra "shoot-'em-up" para practicar la "obtención de objetivos" con la visión holográfica virtual de fusil, un tipo de láser empleado para apuntar a enemigos.

— "The Sopranos". Tras ser arrestado por el asesinato de su madre, Jason Bautista y su medio hermano dijeron a la policía en 2003 que la idea de cortarle la cabeza para ocultar el crimen la tomaron de un episodio del programa de mafiosos de HBO en el que Tony Soprano mata a un socio y hace que le corten la cabeza y las manos antes de desechar el cadáver.

— "The Secret Agent". Las autoridades federales dijeron en 1996 que Ted Kaczynski, alias "Unabomber", se inspiró en la novela de Joseph Conrad "The Secret Agent", de 1907, sobre un profesor loco que abandona en malos términos una academia para vivir aislado y construir una bomba. La policía pensaba que Unabomber usó variaciones del nombre de Conrad cuando se registró en hoteles en Sacramento.

— "Natural Born Killers". La película de 1994 protagonizada por Woody Harrelson y Juliette Lewis como asesinos enamorados ha sido relacionada con más de una decena de homicidios, incluyendo la serie de robos y homicidios de Benjamin Darras y Sarah Edmondson en 1995 que llevó a que una de las víctimas presentara una demanda que culpaba a los cineastas de los crímenes. La demanda fue desechada hasta 2001.

— "Magnum Force". Dale Selby Pierre y William Andrews testificaron en una corte que llegaron a la conclusión de matar rápida y eficientemente a sus secuestrados al hacerles ingerir destapador de caños durante su serie de robos, violaciones y asesinatos en 1974 apodados los "asesinatos hi-fi" a partir de la película de suspenso "Magnum Force" de 1973 protagonizada por Clint Eastwood. En la película una prostituta es obligada a beber destapador de caños.

___

Derrik J. Lang está en Twitter como http://www.twitter.com/derrikjlang.