El presidente Sebastián Piñera se mostró impresionado el viernes al visitar por primera vez el Museo de la Memoria, que recuerda las violaciones a los derechos humanos perpetradas por la dictadura de Augusto Pinochet.

"Estoy muy emocionado por lo que esto recuerda, por lo que esto evoca, por lo que es una época de nuestro país", comentó el mandatario.

El Museo de la Memoria fue construido durante el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, quien también fue víctima de los excesos cometidos por la dictadura (1973-1990). Su padre, un general de aviación, murió en prisión tras sufrir torturas y ella y su madre estuvieron un tiempo detenidas en una cárcel clandestina de la policía secreta de Pinochet.

El gobernante derechista, quien no había visitado el museo, manifestó también que piensa que en materia de derechos humanos hay cinco pilares: la memoria para no olvidar, la verdad, la justicia, la reparación en la medida de lo posible del daño causado y "mirar hacia adelante y crear en Chile una cultura de tolerancia, de respeto a los derechos humanos, porque esa es la mejor manera de protegerlos".

El gobierno de Piñera recortó este año el presupuesto del museo, lo que suscitó críticas de organizaciones de derechos humanos.