Argentina pidió el viernes a Brasil aumentar su participación en el mercado petrolero, en momentos en que el Parlamento Europeo condenó al país por la inminente expropiación de la empresa YPF, controlada por la española Repsol.

El ministro argentino de Planificación e interventor de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), Julio De Vido, se reunió el viernes con la presidenta de la petrolera estatal Petrobras, Maria das Gracas Foster, y el ministro brasileño de Minas y Energía, Edison Lobao.

El Parlamento Europeo condenó el viernes la decisión que afectó a Repsol y exigió que la Unión Europea adopte medidas punitivas contra Argentina en la Organización Mundial de Comercio.

Como sanción concreta, el Parlamento sugirió una suspensión "parcial" de las ventajas arancelarias de las que gozan determinados productos argentinos para entrar al mercado europeo.

La resolución, respaldada por los principales partidos en la cámara de Estrasburgo, pidió a la Comisión Europea que trate el tema en la Organización Mundial de Comercio y la próxima cubre del G20, que tendrá lugar en México a mediados de junio y que podría poner cara a cara por primera vez a la presidenta argentina Cristina Fernández y su colega español Mariano Rajoy.

La primera respuesta del gobierno español al anuncio de expropiación fue una orden ministerial para incentivar la producción de biodiesel en las refinerías locales, que en la práctica eliminará las importaciones de ese combustible desde Argentina.

"No vamos a hacer ningún planteo antes la Organización Mundial del Comercio (OMC), no vamos a decir que nos están cerrando las exportaciones. Nosotros somos gente de trabajo, gente muy respetuosa de la soberanía de los países, por eso somos tan celosos defensores de nuestra propia soberanía", indicó el viernes la presidenta argentina Cristina Fernández durante un acto en la provincia de Santa Cruz.

De Vido aclaró: "No pretendemos que Petrobras sea reemplazo de nadie. Petrobras tuvo 12% de participación en el mercado argentino, hoy está en 8%. Creemos que puede estar en 15%", dijo De Vido a periodistas tras el encuentro.

Precisó que busca un aumento de las inversiones de la petrolera brasileña para incrementar su participación en el mercado argentino.

Sin embargo, Lobao no anunció más inversiones en el país vecino, que se han mantenido estables en los últimos años.

Agregó que la empresa brasileña invirtió en 2011 en Argentina unos 500 millones de dólares y que este año invertirá un monto similar. "Nuestra intención es invertir lo que podemos en Argentina, ya sea porque es un buen negocio para Petrobras, ya sea porque es de interés de Argentina", declaró sin detallar si habrá recursos adicionales.

La declaración se produjo en momentos en que Petrobras enfrenta problemas en la provincia argentina de Neuquén, donde el gobierno local revocó recientemente una concesión de la empresa brasileña tras alegar que realizaba muy pocas inversiones.

De Vido aclaró que las provincias argentinas son soberanas para administrar sus hidrocarburos pero se mostró confiado en que habrá un entendimiento satisfactorio entre las autoridades de Neuquén y Petrobras. Aseguró que el gobierno federal ha intervenido para resolver la disputa.

"Aquel que busca en mi visita un ánimo de desalentar la presencia de Petrobras en Argentina se equivoca de cabo a rabo. Esta visita busca que estas dos empresas, de aquí en adelante, tengan no sólo en Argentina sino en toda la región el desafío de avanzar en negocios conjuntos", sostuvo De Vido.

Entre los proyectos conjuntos citó la explotación de las masivas reservas petroleras de aguas profundas en Brasil y los yacimientos de gas en Neuquén.

El gobierno español apreció el respaldo de sus socios de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica ante la inminente expropiación de YPF.

"Lo que esperamos, para el beneficio de la estabilidad de las inversiones extranjeras en Argentina y el resto de la región, es que esta nacionalización sea mediante un acuerdo entre ambas partes", dijo Nicolás Eyzaguirre, director para el Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional.

La vicepresidenta española Soraya Saénz de Santamaría afirmó el viernes que "el gobierno seguirá buscando medidas diplomáticas en todos los foros, porque es nuestra obligación proteger los intereses españoles".

España es el primer inversor extranjero en Argentina por delante de Estados Unidos. La inversión directa de España en el país sudamericano alcanzó los 23.242 millones de dólares en 2010, un 26,3% del total con respecto al 16,8% de Estados Unidos, según datos del Banco Central de la República Argentina.

Según la presidenta Fernández, España importa 400.000 toneladas de biodiesel argentino al año. Agregó que ese biocombustible "es mucho más barato que el que producen los empresarios españoles. Van a pagar un biodiesel más caro, no sé como va a impactar esto en su economía (pero) estamos en condiciones de absorber esa producción que va a España".

El ministro argentino De Vido dijo que antes de conversar con Petrobras discutió un aumento de inversiones con la petrolera Total y anticipó que el lunes se reunirá con ejecutivos de Chevron y Exxon con el mismo propósito.

También realizó un acuerdo el jueves con la francesa Total para ampliar en dos millones de metros cúbicos diarios la producción de gas en dos yacimientos de Neuquén --cuya titularidad corresponde a YPF, Pan American Energy controlada por British Petroleum y Total-- que representan cerca de 20% de la producción total de gas en Argentina.

Con la china Sinopec dijo que no ha tenido contactos pero que "eso no significa que no los tengamos en el futuro".

En tanto, el secretario general de la Federación Argentina Sindical de Petróleo, Gas y Biocombustibles, Alberto Roberti, afirmó a The Associated Press que los gremios del sector quieren que se concrete un "esquema mixto de asociación con otras petroleras en el mundo".

Roberti señaló que la producción de gas de YPF cayó 58% desde 1999, cuando Repsol tomó el control accionario de la empresa, mientras que la de petróleo se redujo 40%. Dijo que "lo más preocupante" es la disminución de las reservas de gas y que en lo que resta de este año Argentina tendría que aumentar 15% la producción de ese energético "para empezar a mejorar estándares".

-----

Contribuyeron con esta información los periodistas de The Associated Press Jorge Sainz en Madrid, Raf Casert en Bruselas, Luis Alonso Lugo en Washington y Almudena Calatrava en Buenos Aires.