Casi 50 demandas más por espionaje telefónico han sido incoadas contra la filial británica de diarios de Rupert Murdoch, dijo el viernes el abogado de uno de los demandantes, con lo que superan 100 los casos presentados.

Hugh Tomlinson dijo al juez Geoffrey Vos que 46 demandas fueron incoadas en una segunda tanda contra News International, filial de News Corp., con sede en Nueva York.

Indicó que las demandas cubren "un amplio abanico de denuncias" que fueron más allá del simple espionaje telefónico.

"Hay un caso reconocido del espionaje de correo electrónico, mentiras a gran escalas y demás", señaló Tomlinson.

La situación había sido anticipada.

News International llegó a un acuerdo en unas 60 demandas con varias personalidades, estrellas del deporte y otros en la primera ronda de denuncias surgidas a principios de año. En aquel entonces los abogados advirtieron que serían incoadas más demandas.

La advertencia fue profética: Vos bromeó el viernes que los nuevos demandantes "siguen congregándose fuera".

Solamente un demandante fue mencionado por su nombre: el ex jefe del sindicato de los bomberos Andy Gilchrist. Empero, entre los que posteriormente incoaron demandas figuran Cherie Blair, la esposa del ex primer ministro británico Tony Blair.

Los acontecimientos del viernes tuvieron lugar durante una audiencia en preparación del juicio que comenzará en febrero. Los abogados usaron la oportunidad para argumentar sus honorarios y otros costos procesales, que han costado millones de dólares a News Corp. A principios de mes los propietarios de la empresa dijeron que el costo del escándalo se acerca a los 240 millones de libras (385 millones de dólares).

Los abogados de News Corp. sostienen que las demandas deberían detallar los daños y perjuicios para justificar las cuantías reclamadas. Vos pareció coincidir con la defensa y pidió a los abogados de los demandantes que impongan "un estricto control razonable" en la cuantía.

"No serán considerados cálculos indignantes de costos", advirtió.

El escándalo del espionaje telefónico estalló el año pasado en el ahora desaparecido tabloide News of the World, cuyos reporteros espiaron a personalidades públicas para ganar a la competencia.