Las empresas estadounidenses presentaron el jueves buenos reportes de utilidades, pero los inversionistas inquietos por la situación económica decidieron vender sus acciones de cualquier forma, debido al pesimista panorama macroeconómico.

Los inversionistas se debatieron entre comprar y vender durante las primeras horas de operación, pero se dedicaron a vender luego de decidir que las sólidas ganancias corporativas no compensaban lo suficiente los malos reportes sobre desempleo, vivienda y manufactura.

El promedio industrial Dow Jones bajó 68,85 puntos (0,5 para cerrar en 12.964,10, mientras que el S&P 500 descendió 8,22 puntos (6%) a 1.376,92 unidades, y el Nasdaq retrocedió 23,89 puntos a 3.007,56.

Las acciones de Morgan Stanley ganaron 2,3% después de superar las expectativas de Wall Street sobre sus ganancias e ingresos. UnitedHealth Group, eBay y Southwest Airlines también superaron las expectativas.

Los índices bursátiles bajaron a media mañana después que se divulgaron dos reportes económicos relativamente débiles. Un índice de manufactura regional compilado por la delegación de la Reserva Federal en Filadeldia bajó drásticamente, en tanto que la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR, por sus siglas en inglés) dijo que la venta de viviendas bajó 2,6% en marzo.

Previamente, el Departamento del Trabajo informó que las solicitudes semanales del subsidio por desempleo bajaron en 2.000 a un total de 386.000. Cuando el número supera las 375.000, los inversionistas lo toman como una señal de que no se está contratando lo suficiente para reducir la tasa de desempleo.

"Ninguno de esos (reportes) es fatídico, pero no son tan sólidos como nos gustaría que fuesen", comentó Brian Lazorishak, gerente de portafolios en el Chase Investment Counsel, en Charlottesville, Virginia. Aun así, añadió, "hemos recibido buenas cifras de algunas compañías, y por lo tanto podría haber cierto optimismo".

Las emisoras tecnológicas podrían tener un buen viernes luego de un sólido reporte de ganancias por parte de Microsoft posterior al cierre del jueves. El fabricante de software subía 2,8% en las operaciones vespertinas luego de informar que aumentaron las ventas de su sistema operativo Windows.

El declive del jueves comenzó a la apertura de los mercados. Los inversionistas estaban ansiosos por el descenso del miércoles en los precios de las acciones causado por el temor de que España podría tener problemas para pagar su deuda soberana. Para exacerbar el nerviosismo, el Banco de España había informado que las deudas sin cobrar de los bancos del país habían alcanzado un máximo de 18 años.

Antes de la apertura del jueves, los inversionistas estaban atentos a la subasta de bonos españoles, la cual tuvo una gran demanda, y se vendieron más bonos de lo esperado, pero aun así aumentaron los rendimientos. El rendimiento para los bonos españoles a 10 años aumentó en 0,06 a 5,87%.

Los mercados europeos mayormente bajaron. El IBEX de España disminuyó 2,4%, el índice de Grecia perdió 1,8%.

El DAX alemán perdió 0,9% para cerrar en 6.671,22, mientras que el CAC-40 de Francia bajó 2,1% a 3.174,02, afectado por los rumores de que la calidad crediticia del país podría ser degradada. El índice británico FTSE 100 resistió un poco mejor y cerró sin cambios en 5.744,55.

Previamente en Japón, el índice Nikkei 225 cayó 0,8% para cerrar en 9.588,38 luego de que el país — que por décadas ha llenado el mundo con sus productos — reportó su déficit comercial anual más grande en la historia.

Debido a que casi todas las plantas nucleoeléctricas del país están paradas por el desastre nuclear del año pasado, el país se ha visto obligado a utilizar petróleo y gas importado para generar electricidad.

En tanto, el indicador Hang Seng de Hong Kong subió 1%, pero el índice compuesto de Shanghai retrocedió 0,9% a 2.378,63, y el Shenzhen cedió 0,2% a 954,27.

En noticias corporativas, las acciones de Nokia en Estados Unidos bajaron 3,8% luego de que el fabricante de teléfonos celulares reportó pérdidas para el primer trimestre una disminución de 40% en las ventas. La compañía enfrenta férrea competencia del iPhone de Apple y del Android de Google.

El fabricante del iPhone también retrocedió: 3,4% a 587 dólares. Algunos analistas creen que los recientes descensos del valor accionario de Apple se deben a una toma de utilidades. Otros creen que se trata de un ajuste ante la posibilidad de que la compañía venda menos iPhones de lo previsto.