Un legislador que participa en la investigación del escándalo de agentes del Servicio Secreto con prostitutas dijo que podría haber más despidos, tras la salida forzada de tres oficiales.

"No me sorprendería ver más destituciones más temprano que tarde", dijo el representante republicano Peter King, titular de la Comisión de Seguridad Nacional en la cámara baja, la cual supervisa al Servicio Secreto. "Podría ser hoy mismo o mañana. Sin duda no ha terminado", agregó. El director del Servicio Secreto, Mark Sullivan, está informando del caso a King.

Lawrence Berger, abogado general de la Asociación de Agentes Federales, confirmó el jueves que representará jurídicamente a los supervisores despedidos, David Chaney y Greg Stokes, pero dijo que no podía discutir detalles de la investigación.

"No puedo comentar sobre el asunto debido a que tengo la obligación de la confidencialidad con mis clientes y tengo que respetarla", señaló Berger.

Chaney, uno de los supervisores del Servicio Secreto despedidos, había dicho en broma en Facebook respecto de una foto que él estaba pasando inspección a la ex candidata republicana a la vicepresidencia Sarah Palin, ya que fue escolta de ella durante la campaña de 2008.

Chaney había escrito: "Yo realmente estaba pasando inspección, ¿saben a lo que me refiero?" después de que un amigo comentara la imagen difundida en enero de 2009.

En entrevista con Fox News, Palin dijo el jueves que la broma se revirtió a Chaney. "Bueno, pasa inspección ahora a esto, amigo: ¡Estás despedido!", señaló Palin.

Chaney subió al menos dos fotos de él con Palin, junto con otra instantánea en la que una mujer, en un bikini revelador en la parte superior, estaba atrás, mirando hacia Chaney. La foto decía: "No frente a mi hijo".

El diario The Washington Post fue el primer medio en difundir detalles de las fotos y los comentarios.

Palin dijo que el escándalo es "síntoma de un gobierno sin control".

La oficina se ha movilizado rápidamente para recobrarse de un escándalo que ha dado municiones políticas a los detractores del presidente Barack Obama y que ha costado el puesto a tres agentes, menos de una semana después del incidente.

El Servicio Secreto no identificó a los tres agentes que dejaron el trabajo ni a los ocho que fueron suspendidos. En un comunicado, el Servicio dijo que permitió que un supervisor se jubilara y que otro será despedido. Un tercero, que no era supervisor, renunció.

Los dos supervisores están en la división uniformada; uno de ellos es sargento, de acuerdo con una persona familiarizada con las operaciones del Servicio Secreto y que se negó a ser identificada por no estar autorizada a hablar sobre el asunto.

El equipo investigado incluye miembros de los grupos de avanzada de la agencia, que son despachados a lugares antes de la llegada del presidente para establecer las medidas de seguridad. Otros pertenecen a equipos de contraataque y neutralización de francotiradores. Se cree que la mayoría están comisionados a labores en el área de Washington.

Sullivan ofreció a los agentes investigados la oportunidad de someterse a un detector de mentiras, aunque los agentes pueden negarse.

El escándalo surgió a raíz de que los agentes presumiblemente contrataron servicios de hasta 20 prostitutas en Colombia para una fiesta mientras preparaban la llegada de Obama a la Cumbre de las Américas. En la fiesta también participaron 10 miembros del servicio militar.

El incidente salió a la luz la semana pasada cuando 11 agentes del Servicio Secreto fueron enviados de regreso desde Cartagena, después de la fiesta.

En Washington y en Colombia se efectúan investigaciones separadas. King asignó cuatro investigadores legislativos a la pesquisa.

El legislador agregó que los investigadores en Colombia no han podido hablar con las mujeres que fueron llevadas al hotel, aunque tienen sus fotos, nombres y direcciones.

El Comité de Supervisión y Reforma de Gobierno en la Cámara de Representantes, encabezado por el republicano Darrell Issa, busca detalles de la investigación, incluyendo los expedientes disciplinarios de los agentes involucrados.

En una carta enviada al director del Servicio Secreto, Issa y el legislador Elijah Cummings, el demócrata de mayor rango en el comité, dijeron que los agentes "pusieron en contacto a extranjeros con información delicada de seguridad". Los congresistas dieron hasta el 1 de mayo para recibir un informe detallado sobre el incidente, incluyendo pruebas de que ninguna de mujer fuese menor de 18 años.

___

Los periodistas de The Associated Press Laurie Kellman, Julie Pace, Ken Thomas y Steve Peoples en Washington, y Frank Bajak en Bogotá, colaboraron con este despacho.