Cientos de personas cerraron brevemente el jueves un puente muy transitado de El Cairo sobre el río Nilo para reclamar la renuncia de la junta militar, en otra expresión del temor cada vez mayor de que el régimen podría eternizarse en el poder.

Los manifestantes detuvieron el tráfico en el puente 6 de Octubre durante la hora de mayor tránsito. El bloqueó duró más de una hora y provocó el malestar de las personas que pasaban por el lugar, incluidos pasajeros del transporte público.

Uno de los organizadores informó a una televisora privada que la protesta fue un anticipo de una manifestación más grande planeada para el viernes por organizaciones políticas, incluidos grupos que participaron en la revolución que depuso al presidente Hosni Mubarak.

Diversas entidades opositoras rechazan la manera como el consejo militar lleva el período de transición y reclaman su pronta salida del poder.

Las fuerzas armadas tomaron el poder tras el derrocamiento de Mubarak por un levantamiento popular en febrero de 2011. Los generales prometieron entregar el poder a un gobierno civil para finales de junio, pero — en la agitación política por las próximas elecciones presidenciales — numerosos egipcios temen que los militares podrían anclarse en el poder.

Los votantes egipcios definirán al próximo presidente en los comicios del 23 y 24 de mayo.

"Han pasado cuatro meses desde que los revolucionarios hicieron algo ... pero las crisis han aumentado", dijo Hesham el-Shal, coordinador del movimiento llamado "La segunda revolución de la ira" que organizó la protesta en el puente.

La manifestación en el puente fue diferente porque los opositores acostumbran concentrarse en plazas públicas o frente a instituciones gubernamentales.