Aunque sólo está contemplado para dirigir a Chivas dos partidos tras la repentina salida de Ignacio Ambriz, Alberto Coyote quiere aprovechar al máximo la oportunidad que se le presenta como nuevo entrenador del equipo más popular del fútbol mexicano.

Ambriz renunció al cargo tras una racha de seis derrotas, entre la liga mexicana y la Copa Libertadores, y la directiva designó a Coyote para un interinato mientras el asesor holandés Johan Cruyff designa un entrenador para la próxima temporada.

"Estoy contento, sé de la responsabilidad, también sé que son dos partidos", dijo Coyote, quien debuta el sábado en clásico de Guadalajara ante el Atlas. "Sé de la importancia de enfrentar a Atlas. Soñaba con un debut como entrenador en Chivas, se me va a cumplir y lo voy a disfrutar al máximo".

Coyote, quien era el entrenador del equipo Sub17 de Chivas, fue jugador del Guadalajara en la década de los 1980 y ganó un título.

"La oportunidad me llega en buen momento, si bien es cierto que no tengo experiencia, tengo unas ganas enormes de trabajar, capacidad poco a poco la hemos ido transmitiendo en al categoría sub17 donde estamos haciendo bien las cosas, y por eso ahora nos delegan una gran responsabilidad", agregó Coyote.

Chivas, el equipo más ganador en México con 11 títulos, atraviesa una de las peores temporadas de su historia en la liga mexicana, mientras que en Libertadores fue eliminado en la fase de grupos.

"No voy a esconder que no estamos en el mejor momento, tampoco voy a tratar de maquillar el decir que no estamos en crisis, pero es el momento para asumir la responsabilidad, también es el momento para pedir ayuda a la afición. ¿Por qué? Porque la afición es importantísima", concluyó Coyote.

Después de enfrentar al Atlas, Chivas cierra su temporada contra Pachuca.