Un brasileño residente de Massachusetts que ayudó a varios compatriotas a entrar a Estados Unidos con una visa falsa fue sentenciado a un año en prisión, informaron autoridades.

Marcio Freitas fue sentenciado el miércoles en la corte federal de distrito en Worcester.

Freitas se declaró culpable de dos cargos de alentar a inmigrantes no autorizados a entrar o permanecer en Estados Unidos.

Los fiscales dijeron que Freitas, un brasileño con residencia permanente en Estados Unidos, cobraba a cada persona 10.000 dólares para ayudarle a obtener una visa temporal de trabajo, a sabiendas de que sus términos serían infringidos.

Las autoridades informaron que el acusado ayudó a 46 personas a obtener visas de trabajo para una empresa de jardinería. De ellas, 42 se quedaron en Estados Unidos después de que su permiso expiró.

The Telegram & Gazette reportó el jueves que el abogado de Freitas dijo que su cliente estaba tratando de ayudar a las personas. Su estatus de residencia también está en juego.