Representantes de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos tienen previsto visitar el fin de semana la comunidad indígena de Sarayaku para recabar las últimas pruebas antes de emitir una sentencia en el proceso judicial en contra del estado ecuatoriano.

La Procuraduría General informó el jueves en un comunicado que la delegación "técnico jurídica" de la Corte viajará el sábado a la población indígena, a unos 200 kilómetros al sureste de Quito.

El presidente de la comunidad Sarayaku, José Gualinga, en declaraciones a la red de televisión Ecuavisa, dijo que la visita de la delegación, encabezada por el presidente del organismo Diego García, es "relevante, histórica inédita". Agregó que una sentencia podrá salir en "dos o tres meses".

Destacó que "no queremos que se repitan hechos de violación a los derechos de los pueblos indígenas, a los derechos humanos y a los derechos de la naturaleza ... buscamos una real justicia para los pueblos ancestrales".

Añadió que una posible sentencia favorable dejaría sentada jurisprudencia a nivel continental.

El proceso inició en el 2003 cuando los indígenas Sarayaku, demandaron al Estado ecuatoriano por concesionar sus tierras en la Amazonia a la petrolera argentina Compañía General de Combustibles, la cual se retiró de Ecuador en 2011 argumentando que no era posible cumplir el contrato firmado con el estado.

Los Sarayaku denunciaron que en sus tierras quedó alrededor de 1.400 kilos de explosivos, los cuales causaron, según Gualinga, "el impedimento a la libre circulación por nuestros territorios", por lo cual lograron que ese organismo internacional dicte medidas cautelares en el 2004.

La petrolera argentina se acreditó en 1996 el bloque 23, que está a unos 200 kilómetros al sureste de Quito en medio de la Amazonia. Poco después, empero, tuvo que interrumpir su trabajo y declarar paralización por la presión y actos de violencia de los indígenas de la comunidad Sarayaku, que atacaron y secuestraron a los técnicos, robaron materiales, entre otros hechos.