Brasil y Uruguay acordaron el jueves construir plantas de energía eólica para ayudar a cubrir la demanda uruguaya de electricidad, durante un encuentro de los presidentes Dilma Rousseff y José Mujica.

Las plantas tendrán una capacidad de generación de 300 megavatios de electricidad y estarán situadas en Uruguay, según un memorando de entendimiento firmado por autoridades de las empresas energéticas de los dos países, la brasileña Electrobras y la uruguaya UTE.

El canciller brasileño, Antonio Patriota, dijo a periodistas que el proyecto forma parte de un proyecto más amplio de integración entre los dos países suramericanos, dentro del cual, la cooperación energética es uno de los ejes prioritarios.

"Se trata de mirar al mediano y largo plazo con una interconexión mayor que involucre también otras formas de energía", declaró Patriota.

Recordó que ya está en construcción una línea de transmisión eléctrica entre Montevideo y la ciudad austral brasileña de Candiota con financiamiento del Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur.

Mujica llegó el jueves para una reunión con Rousseff acompañado de una amplia delegación ministerial para discutir diversas áreas de integración entre los dos socios del Mercosur, la unión aduanera que agrupa también a Argentina y Paraguay.

Patriota destacó que los gobernantes pretenden avanzar en la integración de cadenas productivas y señaló como una de las áreas de trabajo la industria naval y de piezas de embarcaciones.

"Es una área especialmente promisoria que merecerá atención en las próximas semanas", dijo Patriota sobre esa iniciativa. "La presidenta Dilma (Rousseff) quiere transformar esa área en una cooperación emblemática entre Brasil y Uruguay".

Una tercera área de cooperación es la de generación de tecnología e innovación entre los dos países, que según el ministro estará facilitado por el entendimiento ya alcanzado en áreas como la adopción por parte de Uruguay del patrón nipo-brasileño de televisión digital.

"La reunión estuvo centrada en lo que ambos dirigentes consideran una oportunidad histórica para desarrollar un nuevo modelo de integración entre Brasil y Uruguay, oportunidad histórica en función del nivel alcanzado de interlocución política y también del nivel alcanzado de comercio, inversiones, proyectos de integración que permiten mirar al futuro con un nivel de ambición más elevado", declaró Patriota.