Brasil pedirá explicaciones a la embajada iraní sobre denuncias de que un diplomático del país asiático abusó de varias niñas al acariciarlas en una piscina pública.

El canciller Antonio Patriota calificó las denuncias como "preocupantes" y advirtió que consideraría "inaceptable" si un diplomático brasileño se comportara de esa forma en otro país.

"Enviaremos una nota a la embajada de Irán para recordar que, según la Convención de Viena, todas las personas que gozan de privilegios e inmunidad deben respetar las leyes y los reglamentos del estado donde están acreditados y que nos gustaría recibir explicaciones sobre las denuncias", dijo Patriota a periodistas.

Dijo que las familias denunciantes fueron recibidas en la cancillería para presentar su versión de los hechos ocurridos el sábado en Brasilia.

El diplomático iraní, quien no fue identificado, fue denunciado ante la policía de Brasilia el sábado luego de famililares de varias niñas lo acusaron de tocarlas mientras tomaban un baño en una piscina pública, lo cual configura abuso de menores según las leyes brasileñas.

La policía interrogó al funcionario de la embajada pero no lo detuvo por cuanto goza de inmunidad diplomática, y envió el caso al Ministerio de Relaciones Exteriores, que deberá determinar si hubo delito, según lo requiere la Convención de Viena que regula la actuación de diplomáticos en misiones extranjeras.

En caso de que se le considere culpable de las denuncias, la convención establece que el diplomático podría ser declarado persona non grato y expulsado de Brasil.

"Son denuncias que consideramos muy preocupantes y yo personalmente consideraría inaceptable si un diplomático brasileño se comportara de esa manera. Esperamos investigar los hechos y, a partir de la versión de la embajada iraní, veremos qué decisión tomar", agregó el ministro brasileño.

La embajada iraní divulgó la noche del miércoles un comunicado en el que calificó las acusaciones de "falsedades" y acusó a los medios de comunicación de provocar una "polémica gratuita".

"Esta misión diplomática declara que la acusación levantada contra el diplomático iraní es exclusivamente un mal entendido derivado de las diferencias en los comportamientos culturales. En ese sentido también expresamos enérgicamente nuestra protesta e indignación relativa a la forma en que la prensa, generalmente tendenciosa sobre las cosas relativas a algunos países como Irán, ha abordado la cobertura de esa noticia", señaló la nota de la embajada.

La policía informó que el diplomático acusado tiene 51 años de edad, pero la embajada no lo confirmó.