El ex primer ministro fugitivo de las Islas Turcas y Caicos exhortó el miércoles a la jefa de derechos humanos de la ONU a intervenir, al aseverar que Gran Bretaña está violando los derechos del pueblo en su dependencia con Reino Unido.

Michael Misick está en el centro de una investigación en torno a acusaciones de corrupción durante sus seis años en el cargo. Se cree que está en República Dominicana.

En marzo, el gobierno británico en la isla anunció que había obtenido una orden internacional de arresto contra Misick a través de la Interpol.

En una carta enviada el miércoles a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Navanethem Pillay, el ex primer ministro aseveró que las acusaciones contra él y sus colegas tienen motivaciones políticas.

Gran Bretaña impuso un gobierno directo en 2009 después de una investigación en torno a acusaciones de que Misick y otros funcionarios se beneficiaron de la venta de terrenos públicos.

Representantes del gobierno no opinaron el jueves sobre las recientes declaraciones de Misick.