Los obreros que construyen un estadio para la Copa del Mundo de 2014 en el noreste de Brasil pusieron fin a una huelga de una semana tras conseguir un aumento de sueldo.

Los obreros del estadio Fonte Nova, en la ciudad de Salvador, dijeron el miércoles que regresaron a sus labores tras aceptar un aumento salarial de 10,5% y otros beneficios.

Los trabajadores detuvieron las obras el jueves pasado, como parte de una huelga de obreros de la construcción en todo el estado de Bahía. Sólo volvieron a sus trabajos los obreros de Fonte Nova, y la unión que los representa dijo que tomaron la decisión para mantener vivas sus posibilidades de organizar partidos de la Copa Confederaciones de 2013.

La FIFA decidirá en junio si Salvador y Recife son sedes de la Confederaciones junto con otras cuatro ciudades.

Los obreros que construyen el estadio mundialista en Fortaleza volvieron el lunes a sus trabajos, luego de protagonizar una huelga de dos semanas.