Dick Clark, el conductor de televisión eternamente jovial y empresario incansable que ayudó a popularizar el rock and roll con el programa "American Bandstand", ha muerto. Tenía 82 años.

El vocero Paul Shefrin dijo que Clark murió de un infarto el miércoles por la mañana en el Hospital de Saint John en Santa Mónica, donde había ido el día anterior para un tratamiento ambulatorio.

Clark siguió trabajando pese a haber sufrido un ataque cerebrovascular en el 2004 que afectó su capacidad para hablar y caminar.

Ryan Seacrest, quien asumió la mayoría de las funciones como anfitrión en el especial anual de la Víspera de Año Nuevo, que conducía Clark en un principio, dijo en un comunicado el miércoles que estaba "profundamente entristecido".

"Lo idolatré desde el principio, y a comienzos de mi carrera tuve la suerte de beneficiarme con sus generosos consejos y guía", dijo Seacrest. "Era un anfitrión y empresario memorable, y dejó un gran legado a la audiencia televisiva de todo el mundo. Lo vamos a extrañar".

Por años apodado "el adolescente más viejo del mundo" debido a su apariencia juvenil, Clark logró unir la escena musical rebelde con la industria tradicional del espectáculo. Prosperó como el fundador de Dick Clark Productions, creando películas, programas de juegos y musicales, concursos de belleza y otros contenidos para la televisión. Entre sus créditos destacan "The $25,000 Pyramid", "TV's Bloopers and Practical Jokes" y los Premios American Music.

En algún momento de la década de 1980 tenía programas para las tres principales cadenas de televisión estadounidense y fue mencionado entre los 400 estadounidenses más ricos de la lista de Forbes. Clark también participó en la radio como socio en United Stations Radio Network, la cual proporcionaba programas, incluyendo el de Clark, a miles de estaciones.

"Difícilmente hay un segmento de la población que no vea lo que hago", dijo Clark a The Associated Press en una entrevista de 1985. "La gente se me acerca y me dice 'me encanta tu programa', y no sé de cuál están hablando".

El "American Bandstand" original fue uno de los programas que permanecieron más tiempo en la TV estadounidense matutina como parte de la barra de ABC, de 1957 a 1987. Después se transmitió por un año en diferentes medios de comunicación y brevemente en USA Network.

A lo largo de los años, presentó estrellas que van desde Buddy Holly hasta Michael Jackson y Madonna. El papel del programa como una institución de la cultura estadounidense se cimentó cuando Clark donó el podio y la escenografía original del Bandstand al Instituto Smithsonian.

Clark se unió a "Bandstand" en 1956 después de que Bob Horn, quien había sido el conductor desde su estreno en 1952, fuera despedido. Bajo la conducción de Clark, el programa pasó de ser una transmisión local en Filadelfia a un fenómeno nacional.

"Ponía discos, los chicos bailaban y Estados Unidos los veía", describió alguna vez Clark a su programa. En su éxito de 1958 "Sweet Little Sixteen", Chuck Berry cantó "van a rockear en Bandstand, en Filadelfia".

Clark también defendió a los artistas pop y la libertad de expresión, dijo el Salón de la Fama del Rock and Roll en una biografía en internet sobre el conductor incorporado en 1993. También ayudó a darle a los artistas negros su lugar al tocar grabaciones originales de R&B en vez de las versiones de artistas blancos, y fue un luchador contra la censura.

Richard Wagstaff Clark nació en Mount Vernon, Nueva York en 1929. Era padre de Richard Augustus II, el hijo que tuvo con su primera esposa Barbara Mallery, y de Duane y Cindy, sus hijos con su segunda esposa Loretta Martin, de quien también se divorció. Se casó con Kari Wigton en 1977.

Cuando fue reconocido en los Emmy en 2006, le dijo al público: "Logré mi sueño de la infancia, ser parte de los espectáculos. Todos deberían tener la suerte de cumplir sus sueños. He sido verdaderamente bendecido".

___

Los periodistas nacionales de The Associated Press David Bauder y Hillel Italie contribuyeron con este despacho.