El director general de Google pasó casi una hora en un tribunal federal el miércoles evadiendo preguntas sobre su papel en una disputa por presuntas violaciones a la ley de propiedad intelectual relacionadas con la tecnología que usa el software Android de su compañía para celulares.

Larry Page se veía incómodo en el banquillo de testigos mientras discutía con David Boies, un tenaz abogado que ganó renombre por interrogar al ex director general de Microsoft Corp. Bill Gates en una demanda por prácticas monopolísticas interpuesta por el gobierno de Estados Unidos en la década de 1990.

En este juicio, Boies representa al desarrollador de software Oracle Corp., que acusa a Google Inc. de crear su software Android con tecnología robada de Java, una plataforma de programación propiedad de Oracle.

Oracle, con oficinas corporativas en Redwood Shore, California, solicitó cientos de millones de dólares como indemnización y el pago de regalías por el futuro uso que haga Google de Android, un programa que corre en más de 300 millones de teléfonos y tabletas.

Durante el tiempo que pasó en el estrado, Page rara vez miró a Boies y con frecuencia dijo que no recordaba haber visto algunos de los documentos de Google que Oracle usa para sustentar su acusación.

Los diversos intentos de Boies de presentar evidencia que contiene información sobre Google fueron bloqueados por el juez federal de distrito William Alsup porque Page no recordaba haberla visto.

Se presume que parte de la evidencia que se mantiene reservada por la corte incluye revelaciones sobre cuánto dinero ha hecho Google con Android desde que el software salió al mercado en 2008.

Boies pasó gran parte del interrogatorio tratando de demostrar que Page y otros ejecutivos de Google se dieron cuenta desde 2005 de que la compañía probablemente tendría que pagar por una licencia para usar elementos de Java.

Cuando se le mostraron a Page correos electrónicos del fundador de Android Andy Rubin y de otros en los que se mencionaba la necesidad de negociar licencias para algunas partes de Java durante 2005 y 2006, Page dijo que esas referencias tenían que ver con el intento de Google para desarrollar Android en sociedad con Sun Microsystems Inc., propietario de Java en ese entonces. Oracle compró a Sun en 2010.

El alegato de Oracle se basa en si Android infringe 37 patentes de interfaces de programación de aplicaciones (API, por sus siglas en inglés), que proveen las bases para hacer que Java opere de manera efectiva.

Otras grandes compañías, como IBM, han comprado licencias para algunas API de Java, pero Google no, algo que Page confirmó durante su testimonio del miércoles.

Google afirma que las API de Java no están cubiertas por la ley de propiedad intelectual de Estados Unidos porque no son una forma de expresión creativa.