El Fondo Monetario Internacional se muestra más optimista sobre la economía global tras un tímido repunte en Estados Unidos y las gestiones de Europa para superar la crisis de la deuda soberana.

El FMI dijo el martes que la economía estadounidense debería crecer este año un 2,1%. La de Europa seguramente se contraerá un 0,3% y la global aumentará un 3,5%. Los tres pronósticos de la entidad son levemente mejores que los formulados en enero.

El grupo ensalzó a los líderes europeos por aumentar sus fondos de rescate y adoptar otras medidas para encarar la crisis. El FMI reconoció que la crisis sigue existiendo y es la mayor amenaza para la economía global.

La publicación del Informe Económico Mundial del FMI coincide con las asambleas de las 187 naciones de la entidad y su hermana gemela, el Banco Mundial, esta semana en Washington.

El informe refleja una leve mejora frente al de enero, cuando los funcionarios del FMI advirtieron que la recuperación económica global corría peligro de quedar atascada nuevamente.

Desde entonces, los líderes europeos han colaborado para reducir los déficit presupuestarios. Los nuevos gobiernos de España e Italia han adoptado reformas y reducido gastos. Y el Banco Central Europeo ha prestado más de un billón de dólares a los bancos de la región. Ello ha abaratado el precio del dinero en algunos de los países más acuciados por la crisis.

En Estados Unidos, los consumidores han vuelto a gastar, han crecido las inversiones empresariales y el mercado laboral "ha mejorado" un tanto, según el informe.

"Con la mejora de la crisis del euro, y algunas noticias positivas sobre la economía estadounidense, ha vuelto cierto optimismo", dijo el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard.

Según Blanchard, sigue siendo elevado el riesgo de que empeore la crisis de la deuda soberana europea. E incluso de no ocurrir, el crecimiento en la mayor parte de las economías desarrolladas será muy tímido.

Los gobiernos de Europa, Estados Unidos y Japón han reducido los gastos y elevado los impuestos, lo que ha frenado el crecimiento, según el informe. Y los bancos han reducido sus deudas, especialmente en Europa, lo que ha frenado los préstamos y el crecimiento.

Con todo, el panorama económico ha mejorado desde hace unos meses. La directora gerente del FMI Christine Lagarde dijo la semana pasada que la mejora del panorama quizá haga innecesario que la entidad tenga que aumentar sus reservas. Sugirió en enero que su entidad quizá tuviera que recaudar otros 500.000 millones de dólares además de los 385.000 millones que tiene ya en cartera.

Y aunque no especificó la semana pasada una cifra, indicó que espera solucionar el tema en los encuentros del FMI y el BM; entre el 20 y el 22 de abril.