Líderes latinoamericanos y europeos se manifestaron a favor de fortalecer el comercio y evitar el proteccionismo como medios para promover el crecimiento en medio del actual entorno de crisis internacional.

Al arrancar el séptimo Foro Económico Mundial en Latinoamérica, el presidente mexicano Felipe Calderón y el español Mariano Rajoy se manifestaron porque se eviten tentaciones proteccionistas y se dé certidumbre a los capitales.

En un debate sobre la situación económica a la que se enfrenta el mundo, Calderón dijo que pese a los desafíos, en América Latina se dan experiencias positivas de crecimiento, aunque estimó que se requiere mayor certidumbre y prevalencia del estado de derecho en las economías de la región.

La primera de las dos jornadas del Foro Económico Mundial se vio marcada por el anuncio hecho la víspera por el gobierno argentino de expropiar la petrolera YPF, controlada por la española Repsol y lo cual generó el enojo del gobierno de España y la solidaridad de gobiernos latinoamericanos como México y Guatemala.

Calderón consideró que la ruta para el crecimiento futuro en la región y en el mundo en general está en el comercio y la inversión.

"Se requiere mucho más comercio y no menos, y por consecuencia se requiere derrotar la enorme tentación proteccionista", dijo.

Aseguró que el comercio genera mayor competencia y ésta, a su vez, aumenta la eficiencia de las empresas y contribuye a la estabilidad macroeconómica.

El presidente de España, Mariano Rajoy, aseguró que para las empresas europeas y especialmente españolas, Latinoamérica siempre ha sido una región de oportunidades.

"Y lo que quieren es quedarse, ser cada vez mejores, hacer las cosas cada vez mejor y desde luego quieren contribuir a la creación de empleo y prosperidad en la región", señaló

Dijo que los flujos de inversión, tanto financiera como directa, han apoyado al crecimiento económico tanto de las naciones avanzadas como de las emergentes.

"En América Latina este impacto ha sido especialmente positivo en los últimos años", afirmó.

Subrayo que para mantener esos flujos de inversión "es muy importante un marco jurídico y económico entendible y sobre todo estable".

La atención del mundo se ha centrado en los últimos meses en Europa, que padece los efectos de una crisis de deuda y ha llevado a algunos países como Grecia a recurrir a rescates internacionales.

El último foco de atención de la crisis europea ha sido España, cuyo presidente defendió el martes las medidas de recortes presupuestarios y reformas económicas y laborales que ha emprendido su gobierno.

Adelantó que su gabinete tiene previsto aprobar el viernes reformas en materia sanitaria, educativa y de servicios públicos, medidas que dijo buscan recuperar la credibilidad internacional.