Un diplomático iraní fue acusado de acariciar niñas que se bañaban el fin de semana en una piscina pública y enfrenta una investigación que podría conducir a su expulsión del país, informaron el martes las autoridades.

La embajada de Irán no quiso pronunciarse sobre el caso.

El funcionario, que no fue identificado, no llegó a ser detenido por gozar de inmunidad diplomática debido a su condición de representante oficial de un país extranjero, aunque el caso está siendo investigado por la cancillería.

La oficina de prensa de la policía civil de Brasilia indicó que recibió el sábado la denuncia de parte de los padres de varias de las niñas supuestamente acariciadas, pero dijo que no daría más detalles del caso porque el caso fue transferido al Ministerio de Relaciones Exteriores, que deberá asumir la investigación.

Según relato del noticiario de televisión Jornal Hoje, de la red Globo, el diplomático acarició a las niñas dentro de la piscina el sábado y solo se detuvo cuando una de ellas comenzó a gritar.

La oficina de prensa de la cancillería confirmó que investigará la denuncia y que escuchará la versión de la familia de una de las menores que formuló la acusación, además del relato del acusado.

La dependencia explicó que el Tratado de Viena, que regula la acción de diplomáticas en misión internacional, permite que una persona acusada de un crimen sea declarada persona non grata en caso de que se confirmen las denuncias en su contra, con lo cual sería expulsada.