Rejuvenecidos por su entrenador interino y alimentados por un deseo de venganza, los jugadores del Chelsea creen cada vez más que pueden vencer al poderoso Barcelona en las semifinales de la Liga de Campeones.

El Barsa, campeón defensor de Europa, llega a Stamford Bridge para el partido de ida del miércoles como amplio favorito para avanzar a su tercera final en cuatro años.

Pese a eso, el Chelsea ha reencontrado parte de su dinamismo luego que Roberto Di Matteo reemplazó a Andre Villas-Boas como entrenador en marzo y cuenta con los jugadores experimentados para causar problemas al Barcelona.

"Se encuentra 50-50", dijo Didier Drogba, delantero marfileño del Chelsea, desafiando las predicciones de los corredores de apuestas. "Incluso si el Barcelona va en camino a convertirse en el mejor equipo del mundo y cuenta con el mejor jugador del mundo (Lionel Messi). Son dos partidos, todo puede pasar".

Bajo las órdenes de Di Matteo, Chelsea ha ganado nueve y empatado dos de sus 12 encuentros — y llega al partido de ida inspirado luego de golear el domingo 5-1 al Tottenham en las semifinales de la Copa de la FA.

Esa racha palidece en comparación con el nivel actual del Barsa, que ha ganado 11 partidos consecutivos de la liga española y se mantiene invicto en 15 al incluir un par de victorias en fases eliminatorias de la Champions sobre el Bayer Leverkusen y el Milan.

Sin embargo, el Barsa se concentra en el Chelsea y no se adelanta a pensar en una posible final frente al Real Madrid, que encara a Bayern Munich en la otra semifinal.

"Todo nuestros pensamiento y concentración debería estar en este partido frente al Chelsea. Si pensamos en cualquier otra cosa que no sea el Chelsea, estaremos cometiendo un error", dijo el mediocampista Andrés Iniesta.

"Chelsea lució fuerte en 2009 (cuando ambos equipos se enfrentaron por última vez en semifinales) y este año llegarán muy fuertes, peligrosos y enfocados. Y el jugar en su casa, el ambiente multiplicará eso".

Iniesta tiene buenos recuerdos de esa emocionante semifinal de 2009, en la que anotó un espectacular gol en tiempo de compensación en el partido de vuelta en el Stamford Bridge para que el Barsa avanzara con goles como visitante a una final en que derrotaría con facilidad al Manchester United en Roma.

Chelsea se sintió perjudicado en ese partido por una serie de decisiones arbitrales que consideró erróneas y Frank Lampard comentó que los Blues tienen "cuentas pendientes" que atender.

"Guardamos un enorme respeto por el Barcelona, el mejor equipo del mundo por los últimos dos o tres años, los respetamos mucho", dijo Lampard. "Barcelona tiene muchos jugadores que pueden causar daño, al mejor jugador del mundo en Lionel Messi, por lo que es una difícil tarea para nosotros, pero tenemos que tener la confianza y sacarles el partido".

Aún con la galaxia de superestrellas del Barcelona, Messi sigue destacando.

El delantero argentino metió un gol el fin de semana para implantar un récord anotando en 10 partidos de la liga española consecutivos y llegar a 63 en todas las competencias esta temporada, la mayor cantidad desde que la estrella alemana Gerd Mueller anotó 67 en la temporada 1972-73.

Los 14 goles de Messi en la actual temporada de la Liga de Campeones rompieron la marca del certamen en una campaña, impuesta por Ruud van Nistelrooy en 2002-03.

"Lo que está haciendo ahora, a los niveles a los que está llevando este juego, es algo que no había visto antes", dijo Lampard. "Crecí viendo a (Diego) Maradona, fue mi ídolo. Pero creo que tal vez Messi lo está llevando a niveles muy superiores. Anotar los 70 goles que probablemente termine sumando esta temporada, es una cifra impensables".

Ambos equipos se conocen bien después de haberse enfrentado en 10 ocasiones durante los últimos 12 años. En sus cuatro duelos en fase eliminatoria, Barcelona ha avanzado a la siguiente etapa en tres ocasiones.

Barsa tiene un clásico de la liga española que está obligado a ganar ante el Real Madrid el sábado, pero la impresionante mejoría que el Chelsea ha mostrado en semanas recientes garantiza que el equipo de Pep Guardiola se enfocará en el aquí y el ahora.

Por su parte, el Chelsea tendrá que coronarse en la Liga de Campeones — por primera vez en su historia — para clasificarse para la competencia del próximo año. El club londinense ocupa actualmente el sexto puesto en la liga Premier con cinco partidos restantes.