Steven Bauer, quien diera vida a Manny en la emblemática película de gángsters "Scarface" junto a Al Pacino, opina que los excesos mostrados en el filme de Brian de Palma se quedan cortos ante lo que ofrecen muchas producciones actuales.

"Increíble. Ahora soy yo el que tengo que taparme los oídos", dijo el actor cubano-estadounidense a The Associated Press en una entrevista reciente en la mansión Villa Vecchia de Miami Beach, donde el clásico dirigido por Brian de Palma, con guión de Oliver Stone, se proyectó durante la ceremonia de clausura de la conferencia "Hispanicize 2012".

Nominado a un Globo de Oro como mejor actor de reparto en 1983 por su papel en este filme, Bauer recordó que la crudeza con la que de Palma llevó a la gran pantalla el tema de la violencia y el narcotráfico en la comunidad cubana de Miami fue un hecho sin precedentes que desató una atmósfera hostil.

"Por años fue una historia triste... el público aceptaba la película, pero los críticos y los medios atacaron la cinta y querían borrarla del plano de la historia del cine", dijo el actor de 55 años, cuyo verdadero nombre es Esteban Echeverría.

"La reacción estaba basada en el clima político y social de esa época... porque la película sí es violenta ... sí se trata de individuos que son violentos... y sí es vulgar en términos de idioma... Era algo que no se había visto antes", añadió.

"Scarface" no sólo promovió el desarrollo de nuevos estilos entre los cineastas, sino que le abrió las puertas a nuevos talentos latinos en Hollywood.

Bauer mencionó que aunque sólo tenía experiencia en televisión, en series como "¿Qué pasa, U.S.A?", su talento y su físico, con 1,85 metros (poco más de seis pies) de estatura, fueron su carta de presentación para que compañeros del medio lo recomendaran para el papel del amigo inseparable y cómplice de Tony Montana, interpretado por Pacino.

"Me vieron a la cara y me dijeron, 'Tú eres Manny' ... Yo ni siquiera hablé", dijo el actor. El único momento en que tuvo que realizar una prueba fue cuando de Palma lo reunió con Pacino para asegurarse de que hubiera química entre ambos.

Trabajar junto a Pacino fue una experiencia enriquecedora y gratificante que dejó huella en su vida como actor.

"Aprendí mucho de él", afirmó Bauer. "Me di cuenta de la importancia de la disciplina absoluta y el enfoque... no puedes permitir distracciones de ningún tipo".

Bauer se considera una persona idealista, característica que lo ha llevado a ser muy selectivo en su trabajo.

"Desde mis inicios nunca quise hacer telenovelas, comerciales o modelaje, aunque constantemente me lo recomendaba mi agente... ahí es donde está el dinero", dijo.

Actualmente graba el piloto de una serie de la cadena Showtime titulada "Rey Donovan", junto a Liev Schreiber, en la que interpreta al detective Avi. "Es algo parecido a 'Los Soprano''', adelantó.

Y aunque sigue trabajando constantemente como actor, confiesa que últimamente ha dedicado gran parte de su tiempo a otra gran pasión: la música, un sueño que está convirtiendo en realidad a través de su banda Underground Junction.

"Desde que tenía siete años en los Estados Unidos estoy escuchando a los Beatles, a los Rolling Stones y a Bob Dylan. Soy hijo y nieto de músicos... y ahora mis hijos son músicos también", expresó con evidente satisfacción.

De hecho, al término de la proyección tocó en el escenario con uno de ellos: Alexander Bauer Griffith, de 26 años, fruto de su matrimonio con la actriz Melanie Griffith, con quien estuvo casado a principios de los 80.

Alexander tiene su propia banda, The Moon Shines, y ocasionalmente se presenta junto a su padre.