El Ministerio del Exterior suizo dijo el lunes que trabaja para la liberación de una mujer suiza secuestrada en la ciudad de Timboctú, en el norte de Malí, mientras que los rebeldes en la zona la hubieran protegido de saber que ahí estaba.

La mujer, que trabajaba como misionera, fue capturada en su casa el domingo por la tarde, según Kader Kalil, director de Radio Bouctou.

El portavoz del ministerio del Exterior Adrian Sollberger dijo el lunes que funcionarios suizos están trabajando con las autoridades locales y otros. Agregó que el ministerio ha advertido que no se viaje a Malí desde 2009 debido al riesgo de ser secuestrados.

Casi todas las personas occidentales han abandonado el norte de Malí desde que los combatientes Tuareg y un grupo islamista vinculado con la rama del norte de Africa de al-Qaida tomaron control de la zona hace unas semanas.

Los eventos se dieron luego de que el presidente de Malí fue depuesto el mes pasado.

Un portavoz del grupo que busca la independencia, el Movimiento Nacional de Liberación de la Azawad, dijo que el grupo desconocía la presencia de la mujer suiza en el poblado.

"De haber sabido que estaba ahí hubiéramos hecho todo bajo nuestro alcance para protegerla", dijo Moussa Ag Assarid. "Nosotros ya hemos ayudado a varios occidentales para que evacuaran Timboctú desde que llegamos ahí".