El dueño de Granjas Sunshine, Jimmy Durbin, y el gerente de ganadería de la misma, Jamie McConnel, saben que no hay escasez de trabajo en las haciendas del condado Chilton, sino que mucha mano de obra será necesaria antes de lo previsto.

Granjas Sunshine contrata trabajadores temporales de México y Guatemala mediante el programa federal H2-A que facilita la entrega de visas temporales a trabajadores agropecuarios inmigrantes.

"No tuvimos invierno", señaló McConnel mientras varios vehículos llegaban a la hacienda con trabajadores para recoger fresas. "Se nos adelantó tres semanas la recolección de fresas y más o menos dos semanas la de melocotones. Podríamos cosechar los melocotones este mes", agregó.

Cuando menos, Granjas Sunshine tiene trabajadores para recolectar sus melocotones.

En las oficinas de la empresa agropecuaria, ubicada en las cercanías, Cindy Phillips se asegura de que haya suficiente mano de obra. Phillips es la encargada de ocuparse de los trámites engorrosos para traer cada año a los trabajadores inmigrantes a Alabama.

"(Estos trámites) ocupan mucho tiempo y son bastante costosos", expresó Phillips. "Cada año (la autoridad) aumenta el trámite burocrático, con un poco más de verificación", señaló.

La ley obliga a la granja a que publique a nivel local los trabajos disponibles, lo cual se hace en los periódicos y los portales estatales de empleo. Señaló que los trabajadores locales son primera prioridad.

"Nos encantaría contratar locales, pero no les interesa", apuntó. "Si usted quiere trabajar, lo contratamos", apuntó.

Granjas Sunshine ha aprovechado desde 1995 el programa H2-A del Departamento de Trabajo para que la nueva ley de inmigración del estado "no nos afecte", señaló Phillips.

Sin embargo, apuntó que el costo del programa y los trámites implicados disuaden a otros dueños de haciendas de aprovecharlo.

"No es algo que pueda asumirse así nada más", expresó McConnell. "Hay que dedicarle algo de tiempo".

Precisamente ahora es cuando se verá el gran o pequeño problema que causará a los agricultores de melocotón de la región la nueva ley de inmigración, que es severa.