Un hombre acusado de pertenecer a la red terrorista al-Qaida analizó la posibilidad de cometer atentados en cines de Nueva York, la estación ferroviaria Grand Central Terminal, la plaza Times Square y la bolsa de valores neoyorquina antes de centrarse en el sistema del tren subterráneo municipal, afirmó el lunes la fiscalía.

Adis Madunjanin consideró el metro y los otros objetivos con dos de sus compañeros de bachillerato, dijo el fiscal federal adjunto James Looman.

Todos ellos "estaban dispuestos a matarse y a todas las personas en su entorno: hombres, mujeres y niños", dijo Looman.

El abogado defensor Robert Gottlieb acusó al gobierno de utilizar una "retórica inflamatoria" sobre al-Qaida y el terrorismo para impedir que los jurados "vean la verdad de este caso".

"La verdad es que Adis Medunjanin no es un terrorista", insistió el letrado.

No hay duda alguna de que Medunjanin y sus dos ex compañeros de clase viajaron juntos a Pakistán en el 2008. Empero, la fiscalía federal dijo que los tres eran extremistas musulmanes que, bajo la tutela de al-Qaida, regresaron a Estados Unidos y tramaron una fallida conjura para atacar el tren subterráneo de Nueva York como mártires suicidas.

Medunjanin, de 27 años, se declaró inocente de conspirar para usar armas de destrucción masiva y otros cargos.

Najibullah Zazi y Zarein Ahmedzay, amigos de la infancia, aceptaron declararse culpables de querer vengar la agresión estadounidense contra el mundo árabe y hacerse mártires.

___

El redactor de Associated Press David Stringer contribuyó desde Londres a este despacho.