La selección de jurados para el nuevo juicio a Roger Clemens comenzó el lunes, con un equipo de fiscales reforzado que tratará de borrar el papelón del año pasado, en que el juicio fue declarado nulo. Clemens está acusado de mentir ante el Congreso cuando dijo que jamás había usado sustancias para mejorar su rendimiento.

El legendario pitcher, que intimidaba a sus rivales con su mirada intensa, enfrenta esta vez cinco fiscales, comparado con los dos del primer juicio.

Clemens se puso de pie y le dio los buenos días a los 90 candidatos para conformar el jurado.

Algunos de los candidatos no sabían quién es Clemens. Otros, que sortearon la primera depuración, se preguntaron si el proceso es un desperdicio de tiempo y dinero de los contribuyentes.

Uno de los candidatos expresó que consideraba "algo ridículo" el que el Congreso convocó a audiencias sobre el consumo de drogas en el deporte, al señalar que el gobierno debería concentrarse en problemas más importantes. Sin embargo, al nacido en Chile — oficial de inversiones de un banco internacional — se le pidió seguir dentro del grupo de candidatos, el único varón que quedó tras el primer día.

En julio del año pasado el juez de distrito Reggie Walton declaró nulo el juicio en apenas el segundo día de testimonios, cuando la fiscalía presentó al jurado pruebas que habían sido consideradas inadmisibles. El mismo juez presidirá el nuevo proceso, que se calcula dure entre cuatro y seis semanas.

Clemens es defendido por seis abogados, encabezados por Rusty Hardin, cuyo estudio Rusty Hardin & Associates representó en el pasado a astros del deporte como el quarterback Warren Moon, Wade Boggs y Scottie Pippen.

Michael McCann, profesor de leyes y director del instituto de legislación deportiva de la Vermont Law School, dijo que es inusual tener tantos fiscales "en un caso de perjurio que no es tan complicado".

Los fiscales saben que algunos potenciales jurados podrían objetar el que se gaste tanto dinero porque el juez Walton les dijo el año pasado que algunos de los jurados originales pensaron que sería un desperdicio de fondos volver a juzgar a Clemens.

Ello, según McCann, le da un incentivo adicional a la fiscalía para lograr un veredicto de culpabilidad, especialmente en vista del desenlace de una investigación de siete años del supuesto uso de esteroides por parte de Barry Bonds.

Bonds fue hallado culpable de un solo cargo, obstrucción de la justicia, por dar una respuesta ambigua durante un interrogatorio ante un jurado investigador. Fue condenado a 30 días de encierro en su mansión de Beverly Hills.

Los fiscales retiraron tres cargos de hacer declaraciones falsas porque el jurado no se ponía de acuerdo.

"Para el gobierno, perder este caso luego de la magra victoria contra Bonds sería exponerse a graves cuestionamientos de la validez de estos procesos", dijo McCann.

___

Fred Frommer está en Twitter como http://twitter.com/ffrommer