El fallido intento de Corea del Norte de lanzar un misil es una amenaza para la seguridad internacional, dijo el lunes el enviado estadounidense para el este del Asia, pero se negó a conjeturar sobre la imposición de nuevas sanciones.

El subsecretario de Estado Kurt Campbell hizo gala de la discreción diplomática en sus comentarios vertidos a periodistas en la cancillería de Seúl.

Agregó que el mundo está decidido a desalentar nuevas provocaciones de Corea del Norte, pero agregó que la mejor respuesta es una "coordinación muy clara y firme" por parte de Washington y sus aliados.

Las severas sanciones y la condena internacional no han impedido que Corea del Norte realizara dos pruebas nucleares y lanzara cuatro misiles de largo alcance en los últimos años. El cohete activado el viernes se desintegró sobre el Mar Amarillo poco después de su lanzamiento.