La actual crisis económica que afecta a los países desarrollados no impactará la producción de cobre en Chile, ya que sus principales clientes están en Asia, afirmó el lunes el presidente ejecutivo de la estatal Codelco, Diego Hernández.

En rueda de prensa con un grupo de corresponsales de la prensa internacional, Hernández declaró que la crisis, que cobró mayor fuerza en Europa, "no nos afectan en el corazón de nuestro negocio que es en el hemisferio sur produciendo recursos naturales para ser consumidos sobre todo en Asia".

La Corporación Nacional del Cobre de Chile, Codelco, produce anualmente poco más de 1,7 millones de toneladas del mineral.

Hernández precisó que las principales "actividades de crecimiento" de Codelco están en Chile, aunque consideró que para desplegar todo el potencial de desarrollo de la empresa, "es importante tener una presencia más internacional", que como cualquier proyecto minero, maduran en plazos bastante largos.

Recordó que Codelco inició actividades de exploraciones en Brasil y está comenzándolas en Ecuador. "Nos gustaría también estar en Colombia y eventualmente, en el futuro, en México", añadió.

En las medidas que esos proyectos fructifiquen, "esperamos tener exploraciones productivas, y eso va a llevar mucho más tiempo", indicó el ejecutivo.

Respecto a los problemas energéticos que afectan a Chile por una prolongada sequía por la presencia del fenómeno de La Niña, que reduce drásticamente las lluvias, precisó que Codelco tiene contratada la energía eléctrica que necesita "en un escenario de seis, siete años".

Sin embargo, señaló que "vemos con preocupación la oferta de energía en el largo plazo por dos motivos: oferta de energía y costo de energía".

Opinó que tanto la oferta como el costo "se ven un poco complicados".

"El atraso de los proyectos eléctricos en el país nos puede terminar afectando y puede finalmente hacer que los proyectos mineros de producción de cobre que están en carpeta se puedan atrasar", advirtió.

Comparó la situación chilena con la de Perú, donde también hay problemas de abastecimiento eléctrico, y donde se requieren inversiones eléctricas para concretar las inversiones mineras, "pero tiene por lo menos la ventaja del costo más competitivo".

Indicó que aunque los proyectos de más termoeléctricas en Chile se concretaran a tiempo, "igual nuestro costo es menos competitivo"

Dijo que si tiene que trabajar con plantas que funcionen con gas licuado o con diesel, "también encarece la energía".

Chile importa el 97% del petróleo que necesita para hacer funcionar el país, y aunque el gobierno ha reiterado que aspira a una matriz energética principalmente hídrica y con energías renovables no convencionales, como la eólica y solar, el aporte al sistema de transmisión es mínimo.

Aunque la mayor parte de la energía eléctrica aún se produce con agua, cada vez se va carbonizando más la matriz, es decir, aumentando el uso del carbón.