Durante una gira de campaña por el corazón de su bastión político, la primera candidata a la presidencia de uno de los tres partidos políticos importantes del país en México no llenó una plaza pública de la ciudad, ni ocupó todas las mesas en un almuerzo de trabajo.

Josefina Vázquez Mota intenta regresar después de tropezar la primera semana de una corta campaña política de 90 días. Sin embargo, no ha logrado convocar las multitudes o la energía que marcaron su nominación como candidata en febrero, la primera mujer para la presidencia de uno de los partidos importantes del país, el cual es considerado como el que tiene la mejor oportunidad de evitar el regreso del Partido Revolucionario institucional (PRI), que ostentó el poder durante mucho años.

Con apenas dos meses y medio para las elecciones del 1 de julio, Vázquez Mota dijo el domingo que aún tiene tiempo para reducir la amplia ventaja que tiene su oponente, Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional.

"No solamente hay tiempo, nosotros ganaremos esta elección", dijo en una entrevista con The Associated Press en Guadalajara, una de las dos paradas en el centro de la base de su conservador Partido Acción Nacional (PAN).

Agregó que los grupos más pequeños son parte de su estrategia para llegar a los votantes indecisos en eventos informales y pequeños. Asimismo se ha acercado al partido, aun cuando los electores están cansados de 12 años de gobiernos panistas y parecen dispuestos a darle la victoria al partido de Peña Nieto, el PRI.

Vázquez Mota dijo que sus problemas iniciales fueron exagerados por la prensa y tuvo una buena semana.

"Esta ha sido una semana para cambiar el esquema de la campaña", dijo y apuntó que para continuar el diálogo directamente a la gente.

El PRI intenta recuperar la presidencia luego de haber gobernado México durante 71 años y luego perder ante el PAN en 2000. Peña Nieto se ha colocado por encima de Vázquez Mota por más de 10 puntos en la mayoría de las encuestas y en algunas por más de 20%.

Un sondeo hecho en febrero mostró que apenas un tercio de los mexicanos piensa que el país va en la dirección correcta bajo el mandato del presidente Felipe Calderón del PAN. El 80% de los mexicanos piensa que la economía y la seguridad han empeorado.

Los eventos de Vázques Mota durante el fin de semana en Guanajuato y Jalisco, dos de los estados más conservadores del país, fueron planos y con poca concurrencia. Antes de la llegada de la candidata, los miembros locales del partido que organizaron los eventos no lograron encender a la multitud con los típicos cantos y porras que irrumpieron después de su nominación.

Incluso con la presencia del candidato al gobierno, una plaza del centro de la ciudad de León no se llenó, y las cámaras podían ubicar los espacios vacíos. Un mitin del domingo por la noche en Guadalajara, la segunda ciudad más poblada del país y un bastión del PAN, convocó alrededor de 13.000 personas, de acuerdo con la campaña, incluso a pesar de que dijeron que esperaban alrededor de 20.000 asistentes.

"Nosotros no los acarreamos, nosotros no les damos despensa", dijo Herminio Rebollo, asesor personal de Vázquez Mota, refiriéndose a comunes tácticas de campaña en México que se usan para reunir multitudes. "Ellos vienen aquí. Se están cuatro horas. Ve a las señoras grandes (de edad)".

Vázquez Mota dijo el domingo que ella prefiere viajar con un grupo pequeño y dejar a sus estrategas en la Ciudad de México. También está contenta de depender con la gente local del partido para que atraigan a la gente a sus eventos. Eso contrasta con los eventos perfectamente coreografiados de Peña Nieto, donde los organizadores no dejan ningún detalle a la casualidad.

"Cada quien tiene su forma de hacer campaña. Ellos tienen que quedarse a trabajar y hacer lo propio", dijo Vázquez Mota. "Estoy muy bien arropada por liderazgos locales".

Vázquez Mota, de 51 años, otrora secretaria de Educación y ex líder de la bancada panista en la cámara baja, generó entusiasmo al principio y parecía que se acercaba a Peña Nieto, quien ha liderado las encuestas durante más de un año. Ella venció al contendiente favorito de Calderón y aprovechó la precampaña para distanciarse del presidente al decir que ella gobernaría con una coalición. El es conocido por rodearse sólo por un restringido grupo leal, el cual no incluía a Vázquez Mota, cuyo slogan de campaña reza: "Josefina. Diferente".

Ella respondió hace una semana acercándose a los hombres del presidente, al nombrar a varios de ellos en altos puestos de su equipo de asesores.

"Lo que cualquier candidato o candidata requiere en el mundo para ganar es tener a su partido, y yo tengo hoy a mi partido. Tengo esta unidad y esta disposición", dijo Vázquez Mota, acallando el hecho de que su campaña estaba plagada de divisiones internas. "Creo que quienes conocen mi trayectoria política, saben que he sido leal siempre a un equipo de trabajo, pero al mismo tiempo saben que siempre he conservado un espacio de autonomía y esto no es la excepción en la campaña".

Dos cosas aún pueden funcionar a favor de la "Jefa", como se autoproclamó. Los candidatos no se han enfrentado en debates, algo que puede perjudicar al muy ensayado Peña Nieto, así como los sondeos de opinión.

Asimismo, el PAN entra en una cruzada al publicitar anuncios que llaman a Peña Nieto "Mentiroso" y dicen que cuando fungió como gobernador del Estado de México no dio los resultados en obra pública , algo de lo que él se vanagloria y se proyecta como alguien que vale tener en la presidencia.

El partido anunció en la Ciudad de México el domingo que los candidatos del PAN podrían hacer campaña con imágenes de lagos contaminados, carreteras y puentes sin terminar, y un edifico abandonado que según ellos son ejemplos de los proyectos que Peña Nieto dice que completó como gobernador.

Por su parte, Peña Nieto ha dicho que no responderá a campañas negativas.