Con dos goles de Wayne Rooney, el Manchester United aplastó el domingo 4-0 a Aston Villa para restablecer la ventaja de cinco puntos sobre su vecino Manchester City en la cima de la tabla de posiciones de la liga Premier inglesa.

Ashley Young, ex del Villa, estuvo en el medio de la polémica al dar la impresión que exageró un contacto con el defensa Ciaran Clark para provocar un tiro penal a los siete minutos y el cual fue cobrado con éxito por Rooney.

"Creo que fue por el penal", dijo el técnico del United Alex Ferguson. "Exageró en la caída, pero fue penal, de eso no hay duda".

Young también provocó el penal en el partido anterior del United en su estadio Old Trafford, cayendo en el área chica para el primer gol de la victoria 2-0 ante Queens Park Rangers.

"No fue penal", dijo el técnico del Villa Alex McLeish. "Me pareció que Ashley buscó el contacto con la pierna de Ciaran Clark. Ciaran ni se movió. Estaba quieto y hasta quiso quitar la pierna. Fue demasiado rigoroso. Creo que Ashley se salió con la suya".

Danny Welbeck anotó el segundo gol del United a los 43 minutos. Rooney marcó su segundo a los 74 y el brasileño Nani puso cifras definitivas en los segundos.

El United logró así reponerse tras la sorpresiva derrota 1-0 sufrida a mitad de semana ante Wigan.

A falta de cuatro fechas, el triunfo deja al United en magnífica posición para obtener su vigésimo título de liga.

"Ahora mismo la clave para nosotros es tomar la iniciativa en los partidos, como lo hicimos hoy", dijo Ferguson. "No te puedes fiar demasiado. Mi experiencia me indica que siempre te puedes encontrar con un imprevisto".

Villa sigue en la parte baja de la tabla, sin distanciarse de la zona de descenso.

El sábado, el Man City despachó 6-1 a Norwich.