Israel desplegó cientos de policías el domingo en su aeropuerto principal para detener a los activistas que lleguen al país a apoyar a los palestinos a pesar de los vigorosos intentos del gobierno israelí para impedir su arribo.

El portavoz de la policía Micky Rosenfeld dijo que un total de 27 activistas arribaron al Aeropuerto Internacional Ben-Gurion para el mediodía del domingo. A todos se les negó la entrada y fueron colocados en vuelos de regreso. Se esperan centenares más a lo largo del día.

El contingente policíaco en el aeropuerto fue reforzado para lidiar con posibles disturbios o trastornos, dijo.

Cuatro personas que apoyaban la llegada de los manifestantes pro palestinos fueron arrestadas por causar disturbios en la principal terminal del aeropuerto y por desplegar un letrero que decía "Bienvenidos a Palestina", indicó el vocero.

Además, otras cuatro personas que llegaron de un vuelo procedente de París el domingo temprano fueron detenidas para interrogarlas, dijo Rosenfeld. La vocera del Ministerio del Interior, Sabine Haddad dijo que se le prohibió la entrada a uno y a los otros tres se les permitió la entrada al país. No ofreció más información sobre el paradero del hombre a quien se le había prohibido la entrada.

El nerviosismo en Israel se debe al prospecto de que llegue un elevado número de manifestantes pro palestinos debido a enfrentamientos que han tenido saldos letales en el pasado. La manifestación está diseñada para llamar la atención sobre la manera de control de acceso a las zonas palestinas.

Las aerolíneas cancelaron las reservaciones de al menos 100 activistas conocidos debido a presiones de Israel, que envió una lista de posibles activistas a las líneas aéreas internacionales para que impidieran su abordaje. El gobierno amenazó con aplicar sanciones no especificadas contra las aerolíneas si no cumplían, dijo Haddad.

Activistas a quienes se les prohibió viajar a Tel Aviv desde el aeropuerto Charles de Gaulle en París realizaron una pequeña manifestación en el lugar.

En julio pasado, Israel impidió un arribo similar al evitar que decenas abordaran los vuelos con destino a Tel Aviv en Europa y negando la entrada a 69 personas.

Los visitantes sólo pueden llegar a Cisjordania por tierra o aire, ambos controlados por Israel.

Los viajeros que llegan a las áreas palestinas de Cisjordania suelen reportar haber sido detenidos e interrogados, en ocasiones durante horas, por las autoridades fronterizas israelíes.

Israel limita el acceso de periodistas extranjeros, diplomáticos y trabajadores de ayuda al cruce fronterizo a la Franja de Gaza, controlada por Hamas.