Atrás de una pequeña finca en un paraje rural de Long Island, yace un viejo establo donde un atormentado artista lanzaba pintura con cepillos, varas e incluso utensilios de cocina contra lienzos extendidos sobre el piso de madera. Además de dejar todo salpicado, Jackson Pollock también creó algunas de las obras maestras del siglo XX.

Pollock, que este año hubiera cumplido un siglo de vida, será conmemorado en exhibiciones, eventos para recaudación de fondos y otros a lo largo de este año.

El actor y director Ed Harris será uno de los honrados en una gala en la ciudad de Nueva York el 25 de abril. Harris hizo su debut como director con la película "Pollock" (2000), en la que también fue el protagonista. Harris dijo a The Associated Press que se inspiró para la cinta quedándose en la casa que Pollock compartió con su esposa Lee Krasner en el barrio de Springs, en East Hampton.

También hay exhibiciones programadas en Washington, D.C, y en la casa Pollock-Krasner, que ahora es un museo y centro de estudios.

Además, el fabricante de los zapatos Crocs lanzará en junio un modelo inspirado en las manchas en el piso que todavía pueden ver los que visitan el granero donde trabajaba el artista.

"El arte de Pollock es increíble", dijo Harris. "Fue revolucionario en su época y de alguna manera se mantiene así, y eso es realmente exquisito".

El evento de recaudación de fondos donde se reconocerá a Harris y a la Fundación Pollock-Krasner — que ha dado 56,3 millones de dólares en reconocimientos a artistas en 72 países desde 1975 — busca financiar y ampliar el trabajo que hace la organización que administra la casa Pollock-Krasner.

Pollock, que sufría de alcoholismo, murió en un accidente automovilístico a los 44 años. Fue un artista controvertido criticado por unos y halagado por otros. Sus obras más conocidas son salpicaduras de pintura que parecen caprichosas, sobre lienzos grandes y pequeños. Algunas presentan brillantes colores, mientras que otras son en blanco y negro.