Las tropas sirias bombardearon el domingo vecindarios controlados por insurgentes en la ciudad central de Homs y al menos a tres personas murieron, dijeron activistas, horas antes de que el primer grupo de monitores del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas llegue a Damasco para apuntalar una tregua tambaleante.

Luego de 13 meses de violencia, las potencias de Occidente y líderes de la oposición dudan de la voluntad del presidente Bashar Assad de reducir su control sobre el país, el cual ha sido gobernado por su familia desde hace cuatro décadas.

El régimen ha disminuido sus ataques contra la oposición desde que la tregua entró en vigor. Sin embargo, ha desacatado otras medidas del plan diseñado por Kofi Annan, el enviado internacional y ex secretario general de Naciones Unidas, incluyendo el retiro de soldados de poblados y ciudades, y el permitir la realización de protestas pacíficas. El régimen ha mantenido una amenazante presencia de elementos de sus fuerzas militares, de tanques de guerra y de agentes de seguridad vestidos de civil en las calles, y exige que los manifestantes que se oponen al gobierno busquen se les autorice realizar protestas.

El bombardeo en Homs amenaza la tregua en momentos en que los observadores de la ONU se dirigen a la capital siria. Ambas partes acusan al otro de violar la tregua, punto central del plan de paz Annan.

Ahmad Fawzi, un portavoz de Annan, informó que seis observadores aterrizarían el domingo por la noche y estarán "en la zona con cascos azules mañana".

La red activista denominada Coordinación de Comités Locales elevó la cifra de muertos en Homs a siete. Señaló que el día inició con un bombardeo al ritmo de seis bombas por minuto que sacudió el barrio de Jaldiyé por segundo día consecutivo.

Las tropas sirias también bombardearon zonas residenciales de Homs el sábado, en lo que fue la primera vez que usaron armamento pesado desde que entró en efecto oficialmente el cese al fuego el jueves. Según los medios estatales, los rebeldes dispararon con lanzagranadas.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres y que se apoya en una red de activistas en territorio sirio, indicó haber recibido reportes de 10 muertos el domingo. La cifra incluye a tres personas que murieron en un bombardeo en Homs y un hombre que fue víctima de un ataque a tiros mientras viajaba en un vehículo en Duma, suburbio de Damasco, capital del país. Los dos cadáveres fueron encontrados en Homs y el domingo en otras zonas de Siria, de acuerdo con el grupo.

En un video aficionado publicado en internet por activistas el domingo, se pueden escuchar explosiones y disparos haciendo eco mientras el cielo de Jaldiyé se llenaba de humo gris. Los activistas en Homs dijeron que otros distritos como Bayada, Jouret el-Shayah, Qarabees y Qusour también fueron bombardeados. Otros videos mostraron imágenes en las que se escuchaban los silbidos de las bombas antes de estrellarse contra edificios residenciales y un edificio en llamas tras la explosión de un proyectil.

El régimen restringe el acceso a observadores internacionales, incluidos periodistas, lo que dificulta los reportes independientes.

___

El periodista de The Associated Press John Heilprin contribuyó desde Ginebra a este despacho.