Las cinco ciudades que buscan obtener la sede de los Juegos Olímpicos de 2020 presentaron el sábado sus propuestas a una asamblea internacional de dirigentes de los comités olímpicos nacionales.

Las presentaciones de Tokio; Estambul; Madrid; Bakú, Azerbaiyán; y Doha, Qatar, ante la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales ofreció un vistazo de sus visiones sobre los juegos, pero no tiene relación directa sobre quién gana: eso será decidido por el Comité Olímpico Internacional en septiembre de 2013.

Las presentaciones de 10 minutos no fueron suficientemente largas para contener un detalle técnico o financiero significativo, pero mostraron lo que cada ciudad considera que son sus fortalezas y deja entrever lo que algunos podrían considerar debilidades.

Doha confrontó dos asuntos espinosos: clima y mujeres.

El verano con temperaturas abrasadoras en el emirato del desierto hace que incluso la actividad moderada sea agotadora, así que Doha quiere que los juegos de verano se conviertan en unos juegos de otoño, proponiendo que las Olimpiadas se realicen del 2 al 18 de octubre y los Juegos Paralímpicos en noviembre.

"Se puede decir que finalmente quitamos la atención sobre el tema del calor en Doha", dijo el jeque Tamim in Hamad Al-Thani, presidente del comité olímpico nacional.

Qatar enviará atletas mujeres por primera vez a Juegos Olímpicos este verano, y la presentación en busca de organizar las Olimpiadas de 2020 se esforzó considerablemente para enfatizar que la realización de los Juegos en Doha mejoraría las condiciones de las competidoras en todo el Medio Oriente.

"Realzará y hará crecer los deportes femeniles en toda la región", señaló el jeque Tamim.

Azerbaiyán, que al igual que Qatar es una nación predominantemente musulmana, también pregonó las oportunidades para las mujeres en la presentación de Bakú.

Estambul utilizó su carta relacionada a su ubicación geográfica.

"Es una oportunidad única para celebrar los Juegos en dos continentes", dijo Hasan Arat, vicepresidente del comité olímpico nacional.

Tokio, otra ciudad densamente poblada con problemas de tráfico vial, al igual que Estambul, prometió que 28 de las 31 instalaciones olímpicas estarían en dos sectores ubicados a una distancia máxima de ocho kilómetros (cinco millas) de la villa olímpica ubicada en la costa.

Madrid y Doha también ofrecieron instalaciones concentradas dentro de circunferencias de 10 a 15 kilómetros.