La policía en el noreste de Brasil arrestó a tres personas que habrían matado a por lo menos a dos mujeres, comido parte de los cadáveres y usado su carne para preparar empanadas que luego vendieron, informaron funcionarios el sábado.

El inspector Wesley Fernandes, del departamento de policía de la ciudad de Garanhuns, dijo a la red Globo TV que un hombre, su esposa y amante han confesado los espeluznantes crímenes. Los tres fueron arrestados el sábado.

Fernandes indicó que los tres confesaron pertenecer a una secta que predica "la purificación del mundo y la reducción de su población".

La policía los rastreó después de que una de las mujeres utilizó una tarjeta de crédito que pertenecía a una de las víctimas, desaparecida en marzo.