Los alemanes Nico Rosberg y Michael Schumacher dieron el sábado a Mercedes el monopolio de la primera fila de la parrilla en el Gran Premio de China, y la escudería mostró que tiene la velocidad suficiente como para buscar victorias en la presente temporada de la Fórmula Uno.

Rosberg consiguió la primera pole en su carrera, gracias a una vuelta destacada en la última sesión clasificatoria.

Schumacher arrancará en el segundo puesto. El legendario piloto alemán no se colocaba en la primera fila de la parrilla desde que volvió a la F1 en el 2010.

En tanto, el mexicano Sergio Pérez de Sauber largará desde el octavo lugar.

Rosberg tuvo medio segundo de ventaja sobre Lewis Hamilton, de McLaren, quien esta semana fue relegado cinco lugares en la parrilla por cambiar la caja de velocidades de su bólido. Así, Schumacher saldrá justo detrás de su compañero de escudería.

Schumacher, siete veces campeón de la Fórmula Uno, había tenido buenos tiempos en las prácticas, y logró colocarse tercero en la clasificación.

Rosberg completó sólo una vuelta en la tercera sesión y luego regresó a los pits. Observó cómo un rival tras otro fracasaba en el intento de mejorar su tiempo de 1 minuto, 35.121 segundos.

"Fue algo extraño, porque yo estuve antes ahí, parado y solo, y todos los demás seguían dando vueltas y yo no podía hacer nada", relató. "Y luego, en forma lenta pero segura, vi los tiempos y me di cuenta de que definitivamente el mío sería suficiente. Fue fantástico".

La jornada fue en cambio decepcionante para otro alemán, Sebastian Vettel. El campeón mundial de Red Bull no logró siquiera colarse a la última sesión clasificatoria y largará en el undécimo puesto.

Schumacher busca todavía subir al podio por primera vez desde que regresó al automovilismo en 2010, y Mercedes parece haber producido finalmente un bólido que puede colocar ahí al piloto. Pero incluso el laureado Schumacher se mostró sorprendido por la velocidad que alcanzó Rosberg.

"Para todos nosotros, ver una diferencia tan grande en los tiempos es una sorpresa, pero es verdad", dijo. "A él se le conoce como un piloto muy bueno en las clasificaciones, y no tenemos queja alguna".

Rosberg, de 26 años, se apoderó de la pole por primera vez en su carrera número 110 en la F1. Sólo ha subido al podio cinco veces en toda su trayectoria.

Pero la verdadera prueba para Mercedes llegará el domingo. Los vehículos de la escudería han sido rápidos en las clasificaciones este año pero no han podido dar pelea a los otros equipos en las dos carreras. Schumacher fue tercero en la clasificación en Malasia pero llegó décimo en la carrera.

Mercedes ha tratado de remediar desde entonces el desgaste rápido de sus neumáticos, y espera averiguar el domingo si el trabajo ha sido exitoso.

"En la clasificación somos ahora muy, muy fuertes", consideró Rosberg. "En la carrera no lo somos todavía tanto, y no estamos todavía donde queremos. Pero también ahí estamos aprendiendo mucho y progresando rápido. El asunto es que no podemos dar saltos espectaculares en un par de semanas. Esto llevará tiempo pero nos estamos acercando.

Hamilton buscaba un buen lugar de salida por tercera carrera consecutiva en este comienzo de la temporada pero los McLaren no pudieron igualar a los Mercedes, que parecen perfectamente adaptados para el circuito de China y su larga recta.