Colombianos, peruanos y españoles son los grupos de detenidos extranjeros que predominan en las cárceles de Ecuador, aseguró el sábado el presidente Rafael Correa, quien negó que la cifra obedezca a la política de su gobierno de eliminación de visas, vigente desde 2008.

Esto "no es fruto de la política migratoria del Ecuador porque colombianos y peruanos por la CAN (Comunidad Andina de Naciones) no necesitan visa", del mismo modo que los españoles no requieren el documento, dijo en su programa sabatino Diálogo con el presidente.

Calificó como una "mentira que por no pedido de visas desde 2008 está aumentando el delito de extranjeros en el país".

Correa explicó que de acuerdo con el último censo de 2011 los colombianos regularizados en Ecuador representan un 0,64% con respecto a la población total de ecuatorianos, mientras en las cárceles llegan a un 6%.

Agregó que esto constituye un problema dado que "la probabilidad de que un hermano colombiano cometa un delito es casi 10 veces mayor que la proporción de colombianos regularizados en el país".

En cuanto a los peruanos, representan el 0,81% de la población carcelaria ecuatoriana, es decir que es la segunda tras los colombianos.

En tercer lugar están los españoles con el 0,6% del total de detenidos.

Según Correa, la delincuencia en el sur de Colombia donde "hay ausencia del estado y controles policiales" permitió que mucha de esa gente entre a delinquir en el país.

Correa insistió en que la política migratoria no es causante de la presencia de delincuentes extranjeros en Ecuador, lo que se evidenciaría en el hecho de que la población carcelaria extranjera en el país andino era mucho mayor en 2006 que en 2011.