La visita del presidente Barack Obama a Colombia para participar en la Cumbre de las Américas fue empañada por un bochornoso escándalo que involucra a prostitutas y a agentes del Servicio Secreto que tienen la misión de proteger su vida.

El incidente creció el sábado cuando las fuerzas armadas anunciaron que cinco efectivos que apoyaban a los agentes del Servicio Secreto alojados en un mismo hotel podrían estar inmiscuidos también en inconducta.

Las denuncias opacaron la diplomacia del presidente Obama en América Latina y amenazan con perjudicar la imagen de Estados Unidos.

La misma Casa Blanca tuvo que insistir en que Obama tenía aún confianza absoluta en la agencia que debe protegerlo.

El Servicio Secreto envió de regreso a Estados Unidos a 11 de sus agentes por la mala conducta que ocurrió en su hotel antes de que Obama llegara a Colombia el viernes. The Associated Press confirmó que la conducta en cuestión estuvo relacionada con prostitutas.

Otro revés se presentó el sábado cuando el Comando Sur de Estados Unidos anunció que cinco efectivos asignados para apoyar al Servicio Secreto violaron su horario de servicio y podrían haber incurrido en conducta inapropiada. Los miembros que son militares permanecieron en Colombia confinados en sus alojamientos con la orden de evitar el contacto con sus compañeros.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que éste era parte del mismo incidente en el Servicio Secreto.

De manera conjunta, los señalamientos representan una situación vergonzosa para un presidente estadounidense en el extranjero y amenazan con contravenir la intención de la Casa Blanca de concentrar la gira de Obama en solamente promover las relaciones económicas con una América Latina en crecimiento. Obama estará dos días en Cartagena para reunirse con gobernantes de la región y regresará a Washington la noche del domingo.

El Servicio Secreto continúa las investigaciones para conocer el caso con precisión.

El legislador Peter King, presidente de la Comisión de Seguridad Nacional de la cámara baja en el Congreso estadounidense, dijo a la AP que "casi" todos los 11 agentes involucrados llevaron mujeres a sus cuartos en un hotel que no es donde Obama se aloja ahora.

Luego de ser enterado el sábado de la situación, King, representante republicano por Nueva York, afirmó que "se suponía" que las mujeres eran "prostitutas", pero los investigadores estaban entrevistando a los agentes.

El legislador ofreció pocos detalles sobre la controversia.

Carney dijo que el presidente fue informado del incidente el viernes, pero declinó mencionar la reacción de Obama.

El vocero de la Casa Blanca aseguró que el incidente no distrae a Obama de su labor e insinuó que se trata más bien de un caso para generar interés en los medios de comunicación.

___

Los periodistas de Associated Press Ken Thomas y Ben Feller en Washington, y Frank Bajak y Pedro Cardona en Cartagena contribuyeron en la información.