Fuerzas afganas con apoyo aéreo de la OTAN peinaron el noreste montañoso de Afganistán el sábado, en el tercer día de una ofensiva de gran envergadura contra milicianos en una provincia que sirve como ruta de abastecimiento desde Pakistán.

Mohammad Zareen, vocero de la provincia de Nuristán, dijo que unos 30 insurgentes han muerto y que al menos 30 han resultado heridos en el operativo que comenzó el jueves en el distrito de Kamdesh, un semillero de la insurgencia.

La ofensiva se realiza tras el inicio de la temporada de combates de primavera en el país. Se prevé que el gobierno afgano y la coalición militar encabezada por Estados Unidos intensifiquen sus operaciones a medida que suba la temperatura en Afganistán.

"Kamdesh es un sitio importante y estratégico para los insurgentes en el este de Afganistán", dijo Zareen. "Es el principal camino de los insurgentes para abastecerse en el este de Afganistán. Desafortunadamente, tenemos el control de algunas partes de Kamdesh, pero no de todas".

Autoridades del país informaron que un policía y una mujer murieron en los enfrentamientos, mientras otros cuatro soldados afganos y una mujer resultaron heridos.

Una cifra desconocida de comandos afganos y 400 policías locales están realizando el operativo, y otros 200 policías se les unirán pronto.

"Esta vez no vamos a realizar sólo un gran operativo e irnos", dijo Zareen, quien agregó que las fuerzas respaldadas por el gobierno han tomado el control del camino principal hacia Kamdesh por primera vez en años. "Después de despejar el área, instalaremos puestos de control adicionales con el objetivo de ayudar a mantener la paz para la gente".

En un comunicado, el Ministerio de Defensa afgano indicó el sábado que lanzó el operativo porque los habitantes quejaron que los insurgentes se estaban volviendo más activos en el área.

"Los comandos llegaron al área en helicóptero", informó el ministerio. "Otras unidades del ejército afgano están en alerta en las provincias cercanas de Nangarhar y Kunar en caso de que se necesiten refuerzos".

En tanto, se dio a conocer que el hijo del ex presidente del consejo de paz afgano que fue muerto por un atacante suicida fue elegido para suceder a su padre como líder del grupo encargado de encontrar una solución política a la guerra de una década.

Un comunicado de la oficina del presidente afgano dijo que los más de 70 miembros del Alto Consejo de Paz de Afganistán eligieron el sábado a Salahuddin Rabbani como líder del grupo.

Rabbani es el hijo del ex presidente afgano Burhanuddin Rabbani, asesinado el 20 de septiembre de 2011, en su casa en Kabul por un atacante suicida que detonó sus bombas mientras se hacía pasar por un emisario de paz del Talibán. Rabbani no estaba ya en funciones cuando ocurrió el atentado.

___

Deb Riechmann, periodista de The Associated Press, colaboró con este despacho.