Un producto del atún aleta amarilla, utilizado para preparar platillos como sushi y sashimi que se venden en restaurantes y tiendas, está relacionado con un brote de salmonelosis que ha enfermado a más de 100 personas en 20 entidades de Estados Unidos, informaron autoridades de salud.

La Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en ingles) indicó que se han reportado 16 casos, incluyendo 12 personas que están hospitalizadas. Hasta ahora no ha habido fallecimientos.

La empresa Moon Marine USA Corporation (MMI), de Cupertino, California, está retirando voluntariamente del mercado 26.683 kilos (58.828 libras) de atún aleta amarilla congelado. Fue etiquetado como Nakaochi Scrape AA o AAA cuando se vendió a tiendas y restaurantes; no tiene espinas y parece un producto terrestre.

El producto no está disponible para su venta individual, pero puede utilizarse para preparar sushi, sashimi, ceviche y platillos similares. Muchas de las personas que se enfermaron habrían comido atún crudo en sushi, indicó la FDA.

Los casos de salmonelosis se han reportado principalmente en Alabama (2), Arkansas (1), Connecticut (5), Distrito de Columbia (2), Florida (1), Georgia (5), Illinois (10), Luisiana (2), Maryland (11), Massachusetts (8), Misisipí (1), Misurí (2), Nueva Jersey (7), Nueva York (24), Carolina del Norte (2), Pensilvania (5), Rhode Island (5), Carolina del Sur (3), Texas (3), Virginia (5) y Wisconsin (12).

El reporte indica que posiblemente hay un periodo de 30 días entre el momento en que las personas se enferman y cuando los casos se reportan a las autoridades de salud.

El atún aleta amarilla habría pasado por varios distribuidores antes de llegar a tiendas y restaurantes y es posible que no esté etiquetado adecuadamente.

Casos anteriores de salmonelosis han estado relacionados con los germinados de soya que se cultivan en condiciones cálidas y húmedas.

Los síntomas más comunes de la salmonelosis son la diarrea, dolor abdominal y fiebre, entre ocho y 72 horas después comer el alimento contaminado. La enfermedad puede ser severa e incluso mortal para los niños, ancianos, embarazadas y personas con sistemas inmunológicos débiles.

La FDA recomienda que las personas sean cuidadosas al comer mariscos crudos, investigar la fuente y en caso de duda, mejor no consumirlos.

___

En internet:

Comunicado de la FDA: http://tinyurl.com/7nsezo8