Las autoridades esperan que dos personas acusadas de participar en una red de tráfico de armas cambien sus declaraciones sobre la investigación fallida del gobierno federal conocida como "Rápido y Furioso".

Está programado que José Angel Polanco y Dejan Hercegovac cambien sus alegatos el lunes en Phoenix.

Las autoridades indican que los dos acusados eran integrantes de una red que traficó armas a México para ser usadas por un cártel de la droga.

Dos fusiles comprados por otro miembro de la red fueron encontrados tras un tiroteo en 2010, que hirió de muerte a un agente de la Patrulla Fronteriza en Arizona.

El hombre que compró las dos armas se declaró culpable de cargos de armas.

Las autoridades han recibido críticas por permitir que personas sospechosas de adquirir armas para su tráfico salieran con éstas de las tiendas en lugar de arrestarlos y decomisar las pistolas y fusiles de inmediato.