Para ayudar con alimentos y medicinas a unas tres mil personas aisladas por las inundaciones provocadas por intensas lluvias, el vicepresidente Federico Franco declaró el viernes estado de emergencia por 90 días el territorio occidental de Paraguay conocido como Chaco Boreal.

Franco está en ejercicio de la presidencia porque el mandatario Fernando Lugo viajó a Cartagena, Colombia, para participar en la Cumbre de las Américas.

En un comunicado breve distribuido a la prensa, Franco señaló que "es calamitosa la situación en el Chaco, no podemos esperar a que el Congreso se reúna para declarar la emergencia", en alusión a la sesión de la cámara de senadores prevista para el jueves venidero a fin de analizar el pedido de los diputados de destinar unos 3 millones de dólares extras para asistir a los damnificados.

Los pobladores de aldeas de peones de haciendas y pequeñas comunidades de indígenas, además de miles de bovinos de los diferentes establecimientos ganaderos están aislados por tierra en los departamentos Villa Hayes, Boquerón y Alto Paraguay, a 400 y 700 kilómetros al noroeste de Asunción.

La agencia estatal Secretaría Nacional de Emergencia, dentro de su limitado presupuesto de gastos para 2012 realiza a través de un solo helicóptero la donación de medicinas y alimentos a las comunidades más necesitadas.

El Chaco Boreal, que limita con Argentina, Bolivia y Brasil, es árido en toda su extensión pero recibe lluvias intensas en forma cíclica. Los pobladores recuerdan que la última vez ocurrió en 1998.